Todo lo que una persona con acné debe saber Todo lo que una persona con acné debe saber

¿Quiere decirles adiós a esos molestos granitos? No hace falta invertir en cremas, con unos pocos ingredientes naturales logrará tener una piel lisa y suave.

Lo primero es lo primero

Mantener la piel limpia parece un consejo obvio, pero la mayoría no conoce la mejor manera de hacerlo. Es esta:

• Lavar las partes donde se tienen brotes de acné dos veces por día. Utilice un limpiador suave y no frote ni use exfoliantes ni mascarillas faciales; todo eso empeora el acné.

• Aparte el cabello de la cara. Cuando el aceite del pelo se suma a la oleosidad de la frente pueden surgir brotes de acné. Lave el cabello todos los días o día por medio, dependiendo de cuán graso sea, y conserve los peines, cepillos y cualquier elemento que use para el pelo escrupulosamente limpios.

• Mantenga los dedos lejos de la cara y lejos del acné. Con las manos, la grasitud, los gérmenes y la suciedad se distribuyen a todo lo que se toca, aunque a la vista no parezcan sucias. Además, rascarse, pellizcar o frotar las zonas con acné puede llevar a que los granitos se infecten.

• No use una vincha ni ropa ajustada cuando hace ejercicio. Eso puede aumentar la producción de aceites de la piel y producir acné, puntos negros y granitos que aparecen en los hombros y la espalda.

• Si tiene acné severo, evite el maquillaje y las lociones. Con un acné leve puede usar un maquillaje a base de agua (no sobre la base de aceite). Busque las palabras “no comedogénico” o “no produce acné” en la etiqueta. Antes de acostarse, retire el maquillaje de la cara lavando con agua y jabón.

Home_300x250_1

Remedios caseros

Un poquito de aceite de árbol del té. Según los investigadores australianos, una solución al 5% de este aceite esencial sirve para erradicar los puntos negros como el principal remedio de farmacia para el acné, el peróxido de benzoilo. Si bien el aceite del árbol del té no actúa tan rápidamente como el producto de farmacia, es más suave. Pero no lo aplique sobre toda la cara; podría resecar la piel y provocar que el organismo produzca aceites en exceso, lo que empeora el acné. Diluya unas gotas de aceite puro de árbol del té entre 20 a 40 gotas de agua de hamamelis y aplíquelo 1 o 2 veces por día con una mota de algodón. Evite el sol; el aceite de árbol del té puede volver la piel más sensible a los rayos UV.

Más limpio, con té verde. En un estudio de la Universidad de Miami, se halló que incluso una dosis moderada de los compuestos antimicrobianos y antioxidantes del té verde sirve para eliminar casi dos tercios de los granitos en personas con acné leve a moderado, cuando se lo utiliza dos veces por día durante seis semanas. Pero guarde su dinero; no necesita comprar una crema. Cuando prepare una taza de té verde para tomar, prepare una taza extra, déjela enfriar y úsela como enjuague facial, o apoye el saquito de té húmedo directamente sobre el rostro como una compresa.

Aplíquese miel. La miel mata bacterias; eso explica por qué este antiguo remedio popular puede mejorar el acné. Un tipo particular de miel, la Manuka de Nueva Zelandia, está bajo estudio por sus propiedades antibióticas. Sin embargo, no es necesario importar miel del otro extremo del mundo. Aplique una cucharadita de miel común en las áreas afectadas. Algunos especialistas en remedios caseros recomiendan mezclar ½ taza de miel con 1 taza de avena arrollada común

y luego aplicar esa pasta sobre la piel, dejar actuar 30 minutos y enjuagar. Las impurezas de la piel se adhieren a la avena y son arrastradas. La avena reduce la inflamación y deja una barrera protectora, manteniendo la humedad.

Hola al aloe. Esta hierba, que puede cultivar en su balcón, combate las infecciones y promueve la cicatrización. Aplicar el gel dos veces por día puede reducir las cicatrices. Para usar, corte una hoja de la planta, raspe con una cuchara para extraer el gel y aplique sobre las áreas afectadas. También puede comprar una botellita de gel de aloe vera 100% puro en una dietética.

Recurra a su remedio natural para resfríos. La equinácea que usa para combatir los resfríos y gripe puede ayudar a mejorar su cutis. Es un remedio herbolario tradicional que en algunos estudios animales demostró beneficios para la cicatrización, lo que podría ser la razón por la que funciona en las imperfecciones. Tiene componentes que matan bacterias, disminuyen la inflamación e incluso alivian el dolor de las heridas. Vierta unas gotas de tintura de equinácea en una mota de algodón y presione directamente sobre los granitos; o impregne un paño suave con un té de equiná­cea y úselo para el lavado diario.

Sienta la frescura de la menta. La menta es muy refrescante para el rostro: puede ayudar a eliminar el aceite que obstruye los poros. Para preparar este remedio, mezcle el contenido de dos saquitos de té de menta o dos cucharadas de menta fresca finamente picada, con dos cucharadas de

yogur natural sin azúcar y dos cucharadas de avena común. Agregue un poco de avena (no saborizada ni instantánea) procesada. Mezcle todo, aplique sobre el rostro y deje actuar 10 minutos. Luego enjuague con agua común y seque.

Triture una aspirina. La aspirina contiene ácido salicílico, un antiguo remedio de primera línea para el acné; ayuda a reducir la inflamación y seca los granitos. Triture una aspirina con un poquito de agua para formar una pasta y colóquela sobre las imperfecciones; o utilice una solución preparada con 4 aspirinas disueltas en 2 cucharadas de agua (asegúrese de usar las aspirinas sin recubrimiento). También puede tomar la aspirina oralmente para ayudar a eliminar el enrojecimiento, pero siempre consulte con su médico antes de empezar a tomar este medicamento de manera regular.

Magia natural. Vierta una pequeña cantidad de agua de hamamelis en una mota de algodón y úsela para limpiar el rostro por la mañana y por la noche. El hamamelis es un astringente natural que ayuda a secar y a disminuir el tamaño de los puntos negros.

Combátalos con ácidos saludables. Cualquier jugo de frutas ácido: limón, lima, pomelo o vinagre puede ayudar a limpiar los poros; úselos sobre las zonas con acné con una mota de algodón.

Prepare un erradicador de puntos negros. Para librarse de esas pequeñas manchitas negras que parecen pintitas de pimienta, mezcle 1 cucharadita de sal inglesa y tres gotas de tintura de yodo en ½ taza de agua. Haga hervir la mezcla y deje enfriar. Empape en el líquido una mota de algodón y aplíquelo para limpiar los poros.

La grasitud se combate con grasa. Pero no con cualquier tipo de grasa; recurra a los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el pescado. Un estudio descubrió que las personas que ingerían una cápsula de multinutrientes con contenido de aceite de pescado tenían significativamente menos acné que antes de empezar con este tratamiento. Los omega-3 son antiinflamatorios, y con el acné todo se trata de inflamación. Los pescados grasos que vienen en lata como el salmón, las sardinas, el atún albacora y la caballa, y otros alimentos como las semillas de lino y las nueces, son muy ricos en esos aceites saludables. Su receta para el acné: hacer 2 o 3 comidas con pescado por semana, o esparcir una cucharada de semillas de lino recién molidas sobre cereales o ensaladas y complementar con nueces a modo de refrigerio.

Relájese con manzanilla. El mismo té que se bebe para reducir el estrés puede disminuir la inflamación del acné. Procese el contenido de un saquito de té de manzanilla en la licuadora o en un molinillo de café o de especias; mézclelo con el agua apenas suficiente para formar una pasta y aplique sobre la piel inflamada. También puede preparar un té de manzanilla intenso, con dos saquitos de té y una taza de agua hirviendo. Tape y deje reposar durante 15 minutos. Cuando esté frío, aplique el té en el rostro con una mota de algodón, después de la limpieza.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Articulo_300x600
Mis Recetas 300 x 250
Publicala
Notas Relacionadas