Claves para prevenir y aliviar las migrañas Claves para prevenir y aliviar las migrañas

Por suerte para quienes padecen esta dolencia, hay ciertas medidas que pueden tomarse para combatir este mal.

Ciertos alimentos y medicamentos, el estrés, los cambios en los patrones de sueño, el humo del cigarrillo y una variedad de otros factores pueden activar interruptores en su cerebro que provocan la migraña. Los factores de cada persona son diferentes; llevar un diario de dolores de cabeza puede ayudarlo a determinar el suyo. Registre cuando tenga migrañas y lo que tome, coma, beba, sienta o haga durante las 24 horas anteriores al inicio del dolor.

Los medicamentos que provocan migraña en general incluyen algunos antidepresivos, broncodilatadores, anticonceptivos y pastillas para adelgazar. La comidas y bebidas que pueden provocarla incluyen la cafeína (tomar demasiado o dejarla abruptamente), el alcohol (aparentemente, excepto el vodka), el queso vencido, las carnes procesadas, el glutamato monosódico, los frutos secos, los lácteos, muchas frutas tropicales y la mayoría de las frutas disecadas –en general, excepto las cerezas, los duraznos, las peras y las manzanas disecadas–, las cebollas, el pan con levadura y el aspartamo.

Home_300x250_1

 

Tomar analgésicos de cualquier tipo más de dos veces a la semana puede ser un problema. Estas drogas contraen los vasos sanguíneos inflamados, y alivian el dolor. Pero cuando se eliminan, los vasos sanguíneos se inflaman de nuevo, y volverá a tener migraña. Finalice el ciclo dejando sus medicamentos analgésicos. Probablemente le duela al principio, pero los expertos dicen que empezará a sentirse mejor entre 7 y 10 días después. Entonces, podrá enfocarse en las estrategias de prevención como las que sugerimos aquí.

 

Reducir en forma drástica la cantidad de grasas en la dieta puede disminuir la cantidad de migrañas en un 40 por ciento, según reveló un estudio de la Universidad de Loma Linda sobre 54 personas que padecían migraña y que mantuvieron dietas extremadamente bajas en grasas (solo recibieron 10 a 15 por ciento de sus calorías provenientes de las grasas cada día) durante ocho semanas. Cuando los voluntarios del estudio tuvieron dolores de cabeza, estos fueron un 66 por ciento menos intensos y aproximadamente un 70 por ciento más cortos que antes. Los participantes también usaron un 72 por ciento menos de medicamentos para dolores de cabeza. Los investigadores sospechan que ingerir menos grasas mejora la flexibilidad de los vasos sanguíneos y estos se expanden y contraen más fácilmente. También descubrieron que los voluntarios del estudio reemplazaron la grasa por alimentos ricos en carbohidratos como pan y pastas, que aumentan los niveles de serotonina, un neurotransmisor relacionado con un menor riesgo de migraña.

¿No está listo aún para consumir tan poca grasa? Vea cómo reducir la grasa saturada (que se encuentra en las carnes grasas, leches y quesos enteros y aceites tropicales como el aceite de coco y palma) y recibir la mayoría de las grasas de pescados grasos, aceite de canola u oliva, nueces y semillas de lino. En algunos estudios, estas grasas buenas redujeron la frecuencia de las migrañas, tal vez porque mantienen la flexibilidad de los vasos sanguíneos.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Articulo_300x600
Mis Recetas 300 x 250
Publicala
Notas Relacionadas