Beneficios del aceite de oliva que seguramente no conocía Beneficios del aceite de oliva que seguramente no conocía

Aunque algunos de los beneficios del aceite de oliva son conocidos, probablemente no sabía que sirve para las molestias menstruales, la psoriasis y los eccemas, ¿o sí?

Los nutricionistas han alabado la dieta mediterránea durante años; aunque resultaba asombrosa la idea de que ciertas sustancias grasas podrían ser buenas para el corazón. Pero las pruebas son contundentes. A mediados de la década de 1980, un estudio que comparó las tasas de enfermedad cardíaca en siete países reveló que los infartos eran poco habituales en países en los que se consume más aceite de oliva, como Italia y Grecia. Desde entonces, docenas de estudios clínicos aseguran que el aceite de oliva protege el sistema cardiovascular.

 

Asimismo, en un estudio de investigadores españoles, se informó que las personas que siguieron una dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva durante un año, su presión disminuyó significativamente. Quienes suplementaron esa dieta con nueces también registraron una leve baja; y las personas de un tercer grupo, que siguieron una dieta básica baja en grasas, no tuvieron cambios. Los participantes del grupo del aceite de oliva también lograron un descenso importante en los niveles de proteína C reactiva (un marcador de inflamación asociado a las enfermedades cardíacas), en comparación con los otros dos grupos. ¿Cuál fue la conclusión más fascinante de este estudio? El aceite de oliva, aparentemente, modifica la estructura de los glóbulos rojos; los investigadores especulan que esto podría justificar su capacidad de disminuir el colesterol y la presión sanguínea.

 

Por su parte, investigadores italianos compararon 20.000 casos de pacientes de cáncer con 18.000 personas sanas. Se descubrió que quienes incluían en su dieta aceite de oliva y otras grasas saludables presentaban menor riesgo de padecer cáncer.

Home_300x250_1

Por último, en 2009, investigadores españoles hicieron un seguimiento de hombres con niveles peligrosamente altos de colesterol, durante seis meses; todos ellos estaban medicados con simvastatina, una droga que disminuye el colesterol. Se dividieron en dos grupos: aquellos cuya dieta contenía aceite de oliva y los que solo usaban aceite de girasol. Los del grupo del aceite de oliva tuvieron un descenso en el colesterol total mayor que los hombres del grupo de aceite de girasol; esto llevó a los investigadores a aconsejar a las personas con colesterol alto que usaran aceite de oliva en lugar de girasol, incluso si están tomando medicación para bajar el colesterol.

 

Hay otros estudios que demuestran que el aceite de oliva funciona de alguna manera como la aspirina, reduciendo los niveles de inflamación crónica de bajo grado, otro de los culpables de los infartos. Además, el aceite de oliva abunda en antioxidantes, que actúan sobre el colesterol y reducen la probabilidad de que se adhiera a las paredes arteriales. El aceite de oliva es rico en fitoquímicos únicos para combatir enfermedades, vitamina E y grasa monoinsaturada, todo lo cual contribuye a limpiar de colesterol las arterias. Los lignanos, presentes en el aceite de oliva extra virgen, pueden proteger contra el cáncer al suprimir las primeras modificaciones de las células que derivan en esta enfermedad.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Articulo_300x600
Publicala
Notas Relacionadas