Canela Canela

La canela es rica en aceites esenciales que contienen compuestos medicinales activos.

USOS: ANTIINFLAMATORIO, ANTISÉPTICO, CANDIDIASIS, COLESTEROL ALTO, FIEBRE, FLATULENCIA, INDIGESTIÓN, MAL ALIENTO, NÁUSEAS Y VÓMITOS, REGULACIÓN DEL AZÚCAR EN SANGRE, DIFICULTADES DE MEMORIA.  

La canela se obtiene de la corteza de un arbusto originario de Asia. Se la reverenció por sus poderes curativos durante casi 5.000 años, lo que la convierte en uno de los remedios naturales más antiguos. Los chefs de todo el mundo recurren a la canela por su sabor distintivo que realza tanto platos dulces como salados. En la Edad Media, la canela era usada como remedio para la tos y la indigestión. Históricamente, los sanadores han recomendado esta especia para un conjunto diverso de enfermedades, entre ellas problemas renales, incontinencia urinaria, náuseas de embarazo, reumatismo, dolores cardíacos, verrugas y dolor de muelas.

¿Qué contiene?

La canela es rica en aceites esenciales que contienen compuestos medicinales activos. Unidos, estos compuestos tienen significativa acción antibacteriana y fungicida, a tal punto que la investigación demuestra que la canela puede ser tan efectiva como los conservantes químicos de alimentos. Evita que las plaquetas sanguíneas se agrupen, lo que implica que puede ayudar a proteger contra el ataque cerebral y los infartos. La canela es conocida también por su poder antioxidante que ayuda a disminuir las inflamaciones. El aceite esencial de la canela puede causar enrojecimiento y ardor cuando entra en contacto con la piel. Nunca se debe ingerir el aceite; puede causar náuseas, vómitos y daño renal. Las mujeres embarazadas y las personas con úlceras de estómago o intestinales no deberían emplear la canela medicinalmente.

Es bueno saber:
algunas personas pueden ser alérgicas a la canela, pero en general las cantidades que se usan para cocinar se pueden considerar seguras. En dosis elevadas, la canela puede causar problemas gastrointestinales y daño renal.

La palabra de la ciencia

Recientemente, los científicos descubrieron que la canela hace descender los niveles de azúcar en sangre en pacientes con diabetes tipo 2 y reduce los riesgos de enfermedad cardíaca en las personas con exceso de peso. En 2009, el Colegio Americano de Nutrición publicó un estudio que ayudó a aclarar cómo la canela cumple esta función. En él, 22 personas obesas o con exceso de peso recibieron 250 mg de canela o bien de un placebo, dos veces por día durante 12 semanas. En los pacientes del grupo de la canela, el azúcar en sangre en ayunas descendió de 114 a 102 mg/dl, una disminución muy saludable; el azúcar en sangre en ayunas de las personas del grupo placebo aumentó ligeramente, de 112 a 113 mg/dl.

También se demostró su capacidad para estimular el tracto gastrointestinal, brindando respaldo a la creencia de que esta especia soluciona problemas de gases, náuseas, vómitos y otras trastornos gastrointestinales. Que la canela es también un poderoso antiséptico ya no es una simple cuestión de sabiduría popular: un estudio japonés demostró su capacidad para eliminar hongos, bacterias y otros microorganismos, incluyendo la bacteria que causa el botulismo y las infecciones por estafilococos.

Home_300x250_1
Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Articulo_300x600
Publicala
Notas Relacionadas