Diabetes: 7 consejos para mantener controlada la glucemia Diabetes: 7 consejos para mantener controlada la glucemia

Frente al avance de la diabetes, casi una epidemia en la actualidad, es posible hacer algo: existen remedios caseros para mantener la glucemia a raya.

La epidemia de diabetes

¿Cuánto se ha extendido esta enfermedad? Durante las dos últimas décadas, la cantidad de personas en todo el mundo con diagnóstico de diabetes ha aumentado de 30 millones a 246 millones. En comparación, en 2008, 33,4 millones de personas en todo el mundo vivían con VIH, el virus que causa el sida. Si bien la “epide­mia” de diabetes ha sido muy documentada en los Estados Unidos, ese país alberga menos del 10% de los casos mundiales. 7 de los 10 países con la cantidad más alta de diabéticos son países en desarrollo, con China e India a la cabeza. La Organización Mundial de la Salud, con prudencia, estima que para 2030 habrá en el mundo 366 millones de personas con diabetes.


Cómo prevenirla

¿Sabe cuál es su nivel de azúcar en sangre en ayunas? Si no es así, debería saberlo, en especial si tiene sobrepeso o presión alta, o si hay antecedentes de diabetes en su familia. Ello es porque la diabetes, una enfermedad que está alcanzando proporciones de epidemia en países de todo el mundo, está señalada por niveles elevados de azúcar en sangre. ¿Y sabe qué otra cosa está aumentando? El número de personas que tienen síntomas silenciosos que predicen que un día tendrán diabetes. Actualmente, los investigadores saben que con la diabetes aumenta seriamente el riesgo de una cantidad de problemas de salud; entre ellos: enfermedad cardíaca, insuficiencia renal, ceguera, infertilidad, incluso cáncer. Aun cuando la diabetes no sea su preocupación, sí debería ocuparse de mantener el azúcar estable. El motivo: los niveles de azúcar en sangre con picos excesivos de subidas y bajadas pueden ser el disparador de problemas del estado de ánimo y falta de energía. La ayuda está al alcance de su mano, si mantiene su despensa provista de las herramientas que le ayudarán a ganar la batalla del azúcar.

Home_300x250_1

1. Tómese un café (con el almuerzo)

Los estudios recientes vinculan el consumo de café con un menor riesgo de manifestar diabetes. En uno de esos estudios, los investigadores hicieron un seguimiento de la dieta de casi 70.000 mujeres francesas, no diabéticas, durante unos 11 años. En ese tiempo, 1.415 de ellas desarrollaron diabetes. Resulta ser que las mujeres que tomaban un café al mediodía tenían un riesgo significativamente menor de desarrollar diabetes (sin importar que consumieran café común o descafeinado). Estos estudios se fundan en algo que los investigadores ya sabían a raíz de por lo menos nueve estudios previos que abarcaron a casi 200.000 personas en los Estados Unidos, Europa y Japón: los consumidores de café tienen un riesgo sustancialmente menor de desarrollar diabetes tipo 2.

 2. Agregue una pizca de canela

Investigadores del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos estudiaron los efectos de la canela en voluntarios con diabetes tipo 2. Los que recibieron 1, 3 o 6 gramos de canela (aproximadamente ½, 1 o 2 cucharaditas) o un placebo, durante 40 días, vieron que su nivel de glucosa bajó entre un 18 y un 29%, depen­diendo de la cantidad que ingirieron.

Más recientemente, 109 personas con diabetes poco controlada recibieron la atención normal, o tomaron ½ cucharadita de canela al día durante 90 días (además del tratamiento normal). Entre los que tomaron canela, bajó sustancialmente el marcador crítico de azúcar en sangre, HbA1C. Cuando los diabéticos consiguen bajar el valor de HbA1C hasta el punto que se hizo en este estudio, disminuyen su riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas en un 16%, de retinopatía diabética (una enfermedad ocular que puede provocar ceguera) en un 20%, y de enfermedad renal tanto como un 33%.

Los especialistas sugieren que tan solo ½ cucharadita de canela por día puede ayudar a bajar el azúcar en sangre y a disminuir el riesgo de las peligrosas complicaciones de la diabetes. Éste podría ser el más fácil de todos los remedios del mundo: simplemente, espolvoree esta deliciosa especia sobre cereales preparados fríos o calientes, yogur, café o té, una vez al día.

3. Conozca el fenogreco

 Para aprovechar los beneficios del fenogreco sobre el nivel de azúcar en sangre, planifique usarlo diariamente. Las semillas se pueden triturar en un molinillo de café limpio y mezclarlas con agua caliente para hacer un té; también se puede mezclar el polvo en masas de pan, muffins y comidas que se cocinan. El objetivo debería ser 4 cucharaditas de fenogreco en polvo por día. No lo use durante el embarazo, porque puede estimular las contracciones uterinas.

 

4. Tenga una reserva de fideos soba

Esta sabrosa pasta japonesa se prepara con harina de trigo sarraceno, que en realidad no es un cereal, sino la semilla de un fruto. En un estudio hecho en Canadá sobre ratas con diabetes tipo 1, el consumo de cantidades regulares de trigo sarraceno hizo bajar su nivel de glucosa en sangre entre 12 y 19%. Los autores del estudio llegaron a la conclusión de que el trigo sarraceno es “una manera segura, fácil y económica de bajar los niveles de glucosa y reducir las complicaciones de la diabetes, incluyendo los problemas cardíacos, nerviosos y renales”. En otro estudio de Iowa, los investigadores hicieron un seguimiento de casi 36.000 mujeres durante seis años, y descubrieron que las mujeres que comían tres porciones de cereales integrales por día, incluyendo el trigo sarraceno, tenían un riesgo de diabetes 21% menor que las mujeres que consumían solo una porción por semana. El trigo sarraceno es también una buena fuente de fibra y de minerales importantes. Use la harina de trigo sarraceno en panqueques, muffins y panes.

5. Prefiera el pan rico en fibras

Busque panes integrales que contengan al menos 3 gramos de fibra y 3 gramos de proteínas por rebanada (si fuese más, es mejor). El pan de grano entero (pan integral) con alto contenido de fibra hace más lenta la absorción de la glucosa y disminuye los picos de insulina. Según la revista especializada Diabetes Care, comer granos integrales con regularidad reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

6. Disfrute de una copa de vino con la cena

Un estudio halló que las mujeres que bebían una copa de vino diariamente reducían su riesgo de diabetes a la mitad, comparadas con las abstemias. ¿No es muy amante del vino? El estudio presentó los mismos resultados para la cerveza. Pero es mejor descorchar la botella cuando la cena ya terminó. Un estudio realizado en Australia descubrió que beber una copa de vino inmediatamente después de comer puede resultar en un descenso súbito del nivel de insulina en sangre, lo que significa que la glucosa proveniente de la comida permanece en el organismo más tiempo.

 

7. Prepare unas hamburguesas de nueces

Le sorprendería saber qué delicioso (y qué fácil) es emplear nueces en recetas de hamburguesas, albóndigas y otras tentaciones sabrosas. Y cuando están tostadas, aportan un apetitoso toque crujiente a las ensaladas. Las últimas investigaciones confirman que comer nueces es una estrategia excelente para las personas con diabetes tipo 2. En un nuevo estudio llevado a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, los investigadores sometieron a 24 personas con diabetes tipo 2 a una dieta que incluía media taza de nueces por día, o bien a una dieta sin nueces. Al cabo de ocho semanas, los que comieron nueces habían mejorado significativamente sus marcadores de salud cardíaca. Por su parte, recientemente investigadores australianos indicaron a 50 personas con sobrepeso y diabetes tipo 2 uno de estos planes: un grupo comía una porción diaria de un cuarto de taza de nueces, y el otro grupo no consumía nueces. Al cabo de un año, los consumidores de nueces mostraban reducciones significativas en su nivel de insulina en ayunas.

Dado que media taza de nueces contiene 327 calorías, debería reducir esa cantidad suprimiendo otros alimentos de su dieta. Encontrará recetas de platos principales con nueces, simples y sabrosos, en internet. Y algo que viene al caso: las nueces son una excelente fuente de ácidos grasos omega-3, está probado que disminuyen el colesterol, y también pueden contribuir a la prevención y control de la presión alta.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Articulo_300x600
Publicala
Notas Relacionadas