Oreja escuchando Oreja escuchando

5 consejos para comunicarse mejor con los que tienen problemas de audición. 

La mayoría de las personas que sufren pérdida auditiva quizá padezca también un penoso efecto secundario: relaciones menos satisfactorias con los demás, señala Katherine Bouton en su libro Shouting Won’t Help: Why I — and 50 Million Other Americans— Can’t Hear You (“Gritar no ayuda. Por qué 50 millones de estadounidenses no te oímos”); pero Bouton, que perdió el oído izquierdo a los 30 años y a los 50 empezó a perder la audición del derecho, dice que todo fue más fácil cuando reconoció su sordera y enseñó a amigos y familiares a ayudarla. Aquí, sus consejos para hablar con quien no oyen bien:


NO grite
Hable en voz normal y pronuncie con la mayor claridad posible; gritar no hace oír mejor a quien sufre pérdida auditiva. Una excepción: si tiene una voz especialmente baja, debe alzarla un poco.

NO le hable al oído
Casi toda persona que no oye bien sabe leer los labios; no le hable al oído porque no podrá leérselos.

NO olvide eliminar la interferencia por ruido
A la mayoría de quienes sufren pérdida del oído les cuesta trabajo distinguir el habla mientras suena el aire acondicionado, una pecera o cualquier otro ruido o zumbido sordo y continuo. no intente charlar si el televisor está encendido.

NO hablen todos a la vez
En cenas o reuniones donde haya entre 8 y 10 personas, procure que se entable una sola conversación general en vez de varias particulares y simultáneas.

NO le diga “Olvidate, no importa”
Si alguien no oye lo que dice luego de repetirlo dos o tres veces, no se dé por vencido. expréselo de otra manera y  vuelva a intentarlo. Para quien no puede oírlo, lo que dice sí importa.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario
Notas Relacionadas