No se pierda estas recetas ecológicas y caseras para curar la artritis, que tienen resultados garantizados.

Cataplasma de jengibre

Un estudio realizado sobre 56 personas llegó a la conclusión de que el jengibre alivió los síntomas en un 55% de pacientes con osteoartritis y en un 74% de los de artritis reumatoidea.

Necesitará un trozo de unos 7,5 cm de jengibre fresco y aceite de oliva

1. Pelar el jengibre y picarlo finamente.

2. Mezclarlo con aceite de oliva, hasta formar una pasta.

3. Aplicar sobre la articulación dolorida. Dejar actuar de 10 a 15 minutos.

 

Home_300x250_1

Aceite de menta para aliviar el dolor

Cuesta creer que el sabor más difundido del mundo haga desaparecer el dolor. La menta es también un ingrediente tradicional de bálsamos y óleos para calmar los dolores musculares.

Ingredientes:

2 tazas, más o menos, de hojas de menta frescas

Aceite de oliva

1 cucharada de vodka o de alcohol fino

Unas gotas de tintura de benzoína

Preparación:

1. Llenar un frasco pequeño de vidrio con las hojas de menta, sin apretar.

2. Cubrir con aceite de oliva hasta completar el frasco.

3. Agregar el alcohol. Dejar reposar al sol, 2 semanas como mínimo. Filtrarlo y traspasar el líquido a un frasco. Añadir la tintura de benzoína.

Para conservar el aceite, guardarlo en un lugar fresco y oscuro. Frotar sobre las articulaciones dolorosas, según la necesidad.

Aceite especiado para masajes

Úselo dos veces por día, todos los días, durante una semana o hasta que ceda el dolor.

Ingredientes:

1 cucharada de hojas de romero secas

3 cucharaditas de semillas de apio

1 cucharadita de ají picante u otra pimienta roja

240 cc de aceite de oliva, de almendras o de jojoba

Preparación:

1. Procesar el romero, las semillas de apio y la pimienta hasta que se pulvericen.

2. Colocar el polvo en un frasco de vidrio con tapa que ajuste bien. Agregar el aceite. Cubrir el frasco y dejar reposar 10 días, agitando de tanto en tanto.

3. Filtrar el líquido con un filtro de papel, en una botella de vidrio. Conservar en un lugar fresco y oscuro, hasta 6 meses.

4. Frotar la piel con 1 o 2 gotas a modo de prueba, por cualquier reacción adversa. Si no se produce reacción, masajear con un poco del aceite sobre la articulación dos veces por día.

EXTRA: El perfume que alivia el dolor

No existe un lugar más conveniente que la piel para guardar su fragancia calmante favorita. Puede preparar fácilmente un aceite para la piel, que tendrá siempre a mano, directamente en el brazo o las muñecas, cada vez que necesite aspirarlo. Mezcle 15 gotas de alguno de los aceites esenciales conocidos por aliviar el dolor –lavanda, manzanilla, eucalipto o vainilla– con aproximadamente 2 cucharadas de un aceite neutro, como el de almendras, de jojoba, de coco o de palta. Frótelo sobre la piel. También puede emplearlo como aceite para masajes. No use el mismo aceite fraganciado todos los días. Al poco tiempo se acostumbraría al aroma y ya no respondería a su capacidad de calmar el dolor

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario