4 remedios naturales que las mujeres con várices deberían conocer 4 remedios naturales que las mujeres con várices deberían conocer

Cuando las venas se debilitan y pierden elasticidad pueden formarse várices. Las posibles razones: una vida sedentaria, obesidad o genética. Ponga en prácticas estos consejos.

Tenga un estante lleno de fibras.

Concentre las legumbres en lata, la avena, el salvado y otros cereales ricos en fibra en un solo anaquel de la alacena, y coma varias porciones todos los días. La fibra ayudará a evitar el estreñimiento; el esfuerzo que se asocia con esta puede entorpecer la circulación sanguínea y cargar a las venas con mucha presión.

 
Pruebe este secreto refrescante.

Los taninos astringentes que contiene el hamamelis pueden aliviar temporariamente el dolor de las várices. Esta es la mejor manera de usarlo: refrigere el agua de hamamelis para obtener mayor alivio. Moje un repasador limpio o un trozo de tela de trama abierta en el líquido frío. Recuéstese con las piernas levantadas, y envuelva la zona afectada con la tela húmeda. Déjela aplicada hasta que la tela se seque. Repita con la frecuencia necesaria.

 


Home_300x250_1

Una colación de frutos del bosque deshidratados. 

Una sustancia antioxidante presente en los arándanos azules, frutillas y arándanos rojos parece tener propiedades antiangiogénicas, es decir, que previenen el crecimiento de los vasos sanguíneos. Esta cualidad es de vital importancia para combatir el cáncer: si se priva al tumor de desarrollar su propio suministro de sangre, eso lo hará desaparecer. También podría ayudar a prevenir las várices, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Creighton, que se centró en un producto que contenía extractos de esas frutas.


Romero para condimentar y para beber. 

Esta sabrosa hierba contiene un compuesto que fortalece los capilares sanguíneos. De hecho, esa sustancia, llamada diosmina, se utiliza en su forma sintética en los remedios que se recetan para las várices, las hemorroides (que son várices en la región anal) y la insuficiencia venosa crónica, una dolencia que se caracteriza porque las venas de las piernas tienen dificultades para bombear la sangre de regreso al corazón. Para usar este producto natural, agregue romero seco o fresco a las comidas, con la mayor frecuencia posible; es particularmente gustoso en los platos con pollo, cordero y legumbres. Los beneficios del romero para la salud venosa también se pueden conseguir con un té. Añada una cucharadita de romero seco a 1 taza de agua hirviendo. Tape y deje reposar de 15 a 20 minutos; beba dos tazas por día. No tome té de romero si está embarazada.


Cuándo Consultar AL MÉDICO

Las várices tienden a empeorar con el tiempo; por eso, consulte a su médico apenas las note (suelen aparecer durante el embarazo). Llame al médico si el dolor aumenta y no mejora con las sencillas medidas caseras, o si se desarrolla una úlcera (una herida abierta) en la pierna; también, si la pierna se hincha, aparecen nudosidades o se enrojece (lo que podría estar indicando un coágulo), o si se produce la ruptura de una vena (la piel que la rodea se verá amoratada y de color oscuro). Si tiene escozor y una zona hinchada como la marca de una soga, debe considerarlo una emergencia médica; podría ser una embolia pulmonar, potencialmente letal.

Enjuague curativo para las piernas

Esta receta para usar en la bañera, aparte de la acción del baño propiamente dicho y del descanso relajante que le sigue, reúne varios remedios comprobados en un único tratamiento asombroso.

 

2 cucharaditas de romero seco 1 taza de agua

1⁄2 taza de sal inglesa

1⁄2 taza de agua de hamamelis

 

1. Colocar el agua en una ollita pequeña y agregar el romero. Llevar a hervor. Tapar y dejar reposar 20 minutos.

2. Llenar la bañera hasta la mitad con agua caliente y añadir la sal inglesa y el hamamelis. Filtrar el té de romero e incorporar el líquido en el agua del baño.

3. Tomar un baño de inmersión, de 15 a 20 minutos. Al salir, recostarse con las piernas elevadas, durante 30 minutos por lo menos.

 

Fricciones para las piernas

El romero ayuda a fortalecer los capilares sanguíneos, y los aceites esenciales de menta y lavanda contribuyen a calmar el dolor de las várices.

 

10 gotas de aceite esencial de romero

10 gotas de aceite esencial de menta inglesa 10 gotas de aceite esencial de lavanda puro 2 cucharadas de aceite de oliva

 

Mezclar los aceites de romero, de menta y de lavanda con el aceite de oliva. Friccionar suavemente las piernas con este bálsamo fragante; aplicar una ligera presión en las venas que sobresalen. Es mejor si se mantienen las piernas levantadas y se masajea hacia arriba, acercándose al corazón. Después de las fricciones, quedarse descansando con las piernas elevadas. No enjuagar el aceite.


Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario