Si está deprimido, el único tratamiento no son los antidepresivos. Existen otras alternativas naturales que lo ayudarán a combatir este padecimiento.

1. Intente con una terapia cognitivoconductual.

Este tipo de terapia práctica, orientada a soluciones, es la forma más efectiva de la psicoterapia y puede ayudar a mejorar hasta a un 75% de gente con depresión. Puede ser una buena forma de proteger a su cerebro de futuros picos depresivos. La terapia cognitivo-conductual suele abarcar de ocho a dieciséis sesiones y apunta a cambiar pensamientos y sentimientos que pueden llevar a depresión. En un estudio británico sobre 123 personas con depresión, se descubrió que disminuía a la mitad la posibilidad de recaída. Pídale a su médico que lo derive a un psicólogo especializado en este tipo de terapia.

2. Acérquese a un amigo.

Algunas investigaciones sugieren que hablar sobre el día a día, en persona, por teléfono o vía correo electrónico, nos ayuda a enfatizar lo bueno y a procesar las cosas no tan buenas, para no darles vueltas y vueltas en nuestra cabeza. En un estudio británico, cuando 86 mujeres deprimidas formaban pares con una amiga voluntaria, el 65% se sentía mejor. De hecho, el contacto social regular era tan efectivo como la medicación con antidepresivos y la psicoterapia. El contacto social regular con un amigo cercano puede estimular la confianza en uno mismo y animarlo a hacer otros cambios positivos que lo ayudarán a deshacerse de la depresión, como empezar un programa de ejercicio.

3. Agregue una caminata de 10 minutos dos o tres veces al día.

Caminar alivia la depresión leve a moderada; además, obtiene una dosis de luz solar que estimula el estado de ánimo. En un estudio sobre personas mayores adultas, se concluyó que diez semanas de ejercicio regular eran 20% más efectivas que la medicación para reducir los síntomas de la depresión. Pero, como la depresión puede hacer que uno no quiera hacer ejercicio, muchos médicos recomiendan combinar los dos tratamientos. 

Home_300x250_1

4. Tome aire.

Muchos pasamos nuestros días en un ambiente construido por el hombre; nos encerramos alejándonos del sol, de la tierra, de las plantas verdes y del cielo azul. Regrese a nuestro hogar original; no se requiere más que trasponer el umbral de la puerta de entrada.

5. Deje que entre más luz.

La luminoterapia con luz brillante puede aliviar el trastorno afectivo estacional, un tipo de depresión que algunas personas experimentan durante los meses de invierno. También puede disminuir otros tipos de depresión. La terapia consiste en sentarse frente a una caja especial de luz de 20 minutos a 1 hora después de levantarse. Puede comprar una caja de luz para uso doméstico de distintas marcas.

6. Tome suplementos de aceite de pescado.

Hay cierta evidencia de que tomar aceite de pescado puede ayudar a aliviar la depresión leve a moderada. Estos suplementos —en especial, en forma de ácido docosahexaenoico (DHA)— quizá beneficien al cerebro de otras maneras. Si padece depresión, hable con su médico sobre la posibilidad de tomar una dosis elevada, de 4 gramos por día.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario