Reconozca este padecimiento por medio de señales y descubra cómo puede perjudicar al cerebro.

Su humor y su energía han quedado fuera de combate y sus pensamientos son tan turbios como el fondo submarino después de una tormenta. ¿Coincidencia? No. La depresión tiene efectos reales y mensurables sobre la memoria y la función cognitiva. Buenas noticias: tratarla puede ayudarlo a recobrar los días de claridad mental, además de mejorar su estado de ánimo. Si ha estado deprimido, ha sentido las dificultades que acarrea esta enfermedad: el pensamiento en cámara lenta, la dificultad para tomar decisiones y los problemas para recordar cosas de todos los días. La depresión ralentiza la capacidad del cerebro para procesar la información, anula la habilidad de concentrarse y genera reales problemas de memoria, todo debido a los cambios que tienen lugar en el cerebro. Cuando investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington escanearon los cerebros de 38 mujeres con una depresión de larga data, vieron algo impactante. Las voluntarias del estudio que habían sufrido por más tiempo de depresión no tratada —en algunos casos, por más de una década— habían aumentado un 30% el encogimiento del hipocampo, el área cerebral responsable de varios tipos de memoria y aprendizaje. Además de matar las neuronas existentes, la depresión también reduce el nacimiento de nuevas células. Y disminuye las conexiones entre neuronas que permiten a las señales de pensamiento ir a toda marcha de una célula a la otra.

Home_300x250_1

Efectos negativos de la depresión

¿El resultado? La dificultad para formar y recuperar recuerdos. La depresión afecta todo, desde encontrar las llaves del auto hasta recordar palabras y nombres. En un estudio, se halló que la depresión dificulta la capacidad de recordar dónde están las cosas. Cuando investigadores británicos usaron un juego de realidad virtual para comprobar la memoria espacial de 49 personas, descubrieron que los que estaban deprimidos rindieron peor que los que no lo estaban. A los voluntarios se les dijo que navegasen a través de una ciudad virtual en busca de puntos de referencia, como un cine y una sala de billar. Las personas con depresión encontraron un tercio menos de sitios que las personas mentalmente sanas. Los autores de un estudio sobre personas con depresión publicado en la American Journal of Psychiatry concluyen que cuanto más tiempo permanezca sin tratarse la depresión, mayor será el daño y más grandes pueden ser los problemas de memoria. La depresión dificulta seguir los pasos que se comprobó que sirven para tener un cerebro agudo, como hacer ejercicio, aprender cosas nuevas, vivir nuevas experiencias, pasar tiempo con los amigos y la familia. En cambio, uno se refugia y se aísla, una receta de éxito seguro para atontar el pensamiento. La depresión vuelve difícil el cuidado de la salud, ya que deja la puerta abierta para afecciones no tratadas que aumentan el riesgo de demencia, como presión arterial elevada, diabetes y colesterol alto.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario