Seamos más o menos conscientes, nuestro cerebro razona constantemente, aun ante el hecho más insignificante. Aprenda a potenciar esa habilidad con la siguiente propuesta.

Nos demos cuenta o no, usamos habilidades de razonamiento todos los días. El razonamiento, en realidad, involucra varios grupos de habilidades, como categorización de la información (ese animal parece un felino, así que debe ser un gato), evaluación lógica (si ese hombre tiene solo un brazo, no pudo haber sido el que llevó la pesada viga de madera al garaje), extrapolación (si un ladrón roba una casa un lunes, dos casas un martes y tres un miércoles, quizá robará cuatro casas el jueves) y la típica resolución de problemas.

Desde el momento en que tenemos edad suficiente para pensar, nuestros cerebros comienzan a buscar patrones para los aparentemente azarosos acontecimientos de la vida. También acumulamos información que podemos sacar a relucir más tarde.  De esa manera —experiencia tras experiencia, decisión tras decisión— le encontramos sentido al mundo. No hay evidencia clara de que perdamos la capacidad de pensar lógicamente y de resolver problemas difíciles a medida que envejecemos, pero las investigaciones muestran que todos —jóvenes y adultos por igual— se benefician con el entrenamiento y lapráctica.

Home_300x250_1

Resuelva este problema de lógica

Este ejercicio requiere que preste atención a la historia y que siga la lógica oración por oración. Primero, lea el párrafo y decida si todas las oraciones son lógicas en relación con el resto del texto dado. Si no es así, subraye la oración o las oraciones que no tienen sentido.

El miércoles por la noche, Beatriz y Guillermo iban a recibir la visita de Diana y David, que les contarían los detalles de sus recientes vacaciones. Entonces, Guillermo puso un billete de $20 en el bolsillo y caminó hasta Wally’s, la tienda de comestibles local, para comprar un par de cosas que necesitaban. Pero Wally’s estaba cerrado cuando llegó allí; Guillermo se había olvidado de que Wally’s cerraba más temprano los fines de semana. Por lo tanto, tuvo que atravesar la ciudad, hasta el supermercado Mamut, para conseguir lo que necesitaba. Compró tres variedades de queso, aceitunas y un pack de seis bebidas cola. Pagó $19,75 en total con la tarjeta de crédito, puso todo en la cajuela del coche y fue directo a casa. Tan pronto como llegó a la casa, Diana llamó para posponer la cena hasta la semana siguiente.

Respuesta

La tienda cierra temprano los fines de semana, pero la cena es un miércoles. Guillermo pone efectivo en su bolsillo, pero paga con tarjeta de crédito. Camina hacia la tienda, pero pone los artículos en la cajuela del coche.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario