Con estas tres reglas, reducirá las posibilidades de padecer deterioro cognitivo y mantendrá su cerebro saludable por más tiempo.

Regla N.º1 VASOS SANGUÍNEOS saludables

Muchas personas diagnosticadas con Alzheimer también tienen una afección llamada “demencia vascular”. Esta es la segunda forma de demencia más común, que causa problemas de memoria y pensamiento cuando los vasos sanguíneos del cerebro no pueden proporcionar suficiente sangre oxigenada a las neuronas. Esto puede ocurrir cuando los vasos se han angostado por la aterosclerosis, contienen filtraciones que dañan el tejido cerebral circundante o han sido dañados por un derrame cerebral. En la actualidad, los expertos saben más sobre cómo prevenir la demencia vascular que acerca del Alzheimer. Usted puede tomar medidas para mantener los vasos sanguíneos cerebrales más saludables, como perder peso, hacer ejercicio con regularidad y comer más frutas y verduras para ayudar a conservar la presión arterial baja. Los vasos sanguíneos saludables contribuyen a protegerlo incluso si desarrolla signos de Alzheimer. Según algunos estudios, parecen ser la razón de que las personas cuyos cerebros contienen los característicos nudos neurofibrilares (trozos de proteínas retorcidas dentro de las neuronas) y placas (grupos de células muertas y a punto de morir) del Alzheimer manifiesten pérdida de memoria, confusión y problemas de comportamiento. Por otro lado, en una investigación de la Universidad Johns Hopkins, las personas con Alzheimer que padecían la enfermedad cardiovascular más grave (presión arterial alta, latidos cardíacos irregulares y/o dolor de pecho) notaron que sus recuerdos y habilidades de pensamiento disminuían con mucha rapidez. 

Home_300x250_1

Regla N.º2 Una reserva cognitiva

 Si tener vasos sanguíneos saludables puede contribuir a protegerlo de desarrollar demencia, un cerebro con neuronas saludables y conectadas entre ellas puede ayudarlo a protegerse de los problemas cognitivos si es que el cerebro desarrolla signos del Alzheimer. Cuando los científicos de la Universidad Rush observaron los cerebros de 91 personas que supuestamente no padecían demencia, 37 de ellas tenían placas y nudos suficientes para catalogarlos como pacientes con Alzheimer, aunque no mostraban aún problemas importantes en relación con la memoria y el pensamiento. “Cuando uno tiene mucha reserva cognitiva, puede mantener más capacidades cognitivas incluso con Alzheimer al acecho”, señala el doctor Powers. “Uno construye y mantiene la reserva cognitiva al desafiar al cerebro, además de mantener saludables los vasos sanguíneos y el cerebro para que crezcan nuevas células”. El ejercicio y la reducción del estrés ayudan a regenerar las neuronas y los desafíos mentales generan nuevas conexiones.

Regla N.º3 Prevención activa

Tal vez, haya estado pensando: “¿Y si el Alzheimer es hereditario?”. Es cierto que este mal es, en parte, genético. Pero, una vez más, eso no es todo. La genética es un factor decisivo en el Alzheimer de inicio prematuro, un tipo poco común que se desarrolla antes de los 65 años y afecta de un 5% a un 10% de toda la población con Alzheimer. Suele ser hereditario; si su padre o un abuelo desarrollaron Alzheimer temprano, usted corre un riesgo más alto. La mayoría de aquellos con Alzheimer desarrollan el tipo de inicio tardío que aparece después de los 65 años. Se ha identificado a dos genes que incrementan el riesgo: una mutación llamada APOE4, presente en un 15% a un 20% de nosotros, y una mutación recientemente descubierta, llamada SORL1. “Estos genes no son factores decisivos”, sostiene el doctor Powers. “Heredar los genes APOE4 de un padre significa que uno podría desarrollar el Alzheimer 8 años más temprano que alguien que no tiene estos genes. Heredarlo de ambos padres podría implicar que el desarrollo se diera 16 años antes. Pero no siempre funciona así. Hay personas que heredan una copia de cada padre y nunca desarrollan Alzheimer, y quienes no lo heredan en absoluto y lo padecen”, agrega. Si en su familia se da un Alzheimer de inicio tardío, debe considerarlo como una llamada de alerta, pero no como su destino. El otro aspecto también es cierto: si en su árbol genealógico no hay demencia, no está fuera de peligro. Las mismas estrategias para un estilo de vida saludable reducen el riesgo de las personas de ambos grupos.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario