Con algunos alimentos y aceites esenciales, es posible tratar el acné y lograr una piel tersa y suave.

1. Un poquito de aceite de árbol del té

Según los investigadores australianos, una solución al 5% de este aceite esencial sirve para erradicar los puntos negros como el principal remedio de farmacia para el acné, el peróxido de benzoilo. Si bien el aceite del árbol del té no actúa tan rápidamente como el producto de farmacia, es más suave. Pero no lo aplique sobre toda la cara; podría resecar la piel y provocar que el organismo produzca aceites en exceso, lo que empeora el acné. Diluya unas gotas de aceite puro de árbol del té entre 20 a 40 gotas de agua de hamamelis y aplíquelo 1 o 2 veces por día con una mota de algodón. Evite el sol; el aceite de árbol del té puede volver la piel más sensible a los rayos UV.

2. Más limpio, con té verde

En un estudio de la Universidad de Miami se halló que incluso una dosis moderada de los compuestos antimicrobianos y antioxidantes del té verde sirve para eliminar casi dos tercios de los granitos en personas con acné leve a moderado, cuando se lo utiliza dos veces por día durante seis semanas. Pero guarde su dinero; no necesita comprar una crema. Cuando prepare una taza de té verde para tomar, prepare una taza extra, déjela enfriar y úsela como enjuague facial, o apoye el saquito de té húmedo directamente sobre el rostro como una compresa

Home_300x250_1

3. Aplíquese miel

La miel mata bacterias; eso explica por qué este antiguo remedio popular puede mejorar el acné. Un tipo particular de miel, la Manuka de Nueva Zelandia, está bajo estudio por sus propiedades antibióticas. Sin embargo, no es necesario importar miel del otro extremo del mundo. Aplique una cucharadita de miel común en las áreas afectadas. Algunos especialistas en remedios caseros recomiendan mezclar ½ taza de miel con 1 taza de avena arrollada común y luego aplicar esa pasta sobre la piel, dejar actuar 30 minutos y enjuagar. Las impurezas de la piel se adhieren a la avena y son arrastradas. La avena reduce la inflamación y deja una barrera protectora, manteniendo la humedad.

4. Hola al aloe

Esta hierba, que puede cultivar en su balcón, combate las infecciones y promueve la cicatrización. Aplicar el gel dos veces por día puede reducir las cicatrices. Para usar, corte una hoja de la planta, raspe con una cuchara para extraer el gel y aplique sobre las áreas afectadas. También puede comprar una botellita de gel de aloe vera 100% puro en una dietética.

5. Sienta la frescura de la menta

La menta es muy refrescante para el rostro: puede ayudar a eliminar el aceite que obstruye los poros. Para preparar este remedio, mezcle el contenido de dos saquitos de té de menta o dos cucharadas de menta fresca finamente picada, con dos cucharadas de yogur natural sin azúcar y dos cucharadas de avena común. Agregue un poco de avena (no saborizada ni instantánea) procesada. Mezcle todo, aplique sobre el rostro y deje actuar 10 minutos. Luego enjuague con agua común y seque.

6. Relájese con manzanilla

El mismo té que se bebe para reducir el estrés puede disminuir la inflamación del acné. Procese el contenido de un saquito de té de manzanilla en la licuadora o en un molinillo de café o de especias; mézclelo con el agua apenas suficiente para formar una pasta y aplique sobre la piel inflamada. También puede preparar un té de manzanilla intenso, con dos saquitos de té y una taza de agua hirviendo. Tape y deje reposar durante 15 minutos. Cuando esté frío, aplique el té en el rostro con una mota de algodón, después de la limpieza.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario