Tal vez dio una larga caminata con zapatos nuevos. O removió toda la tierra de un cantero sin usar guantes… Aprenda cómo curar las dolorosas ampollas sin moverse de su casa.

Las ampollas, el síntoma concreto de que algo le ha hecho daño al frotar. No se preocupe; se curan fácilmente y se evitan también fácilmente con remedios caseros. Comience por estos consejos básicos.

Cómo evitar las ampollas

Para evitar las ampollas, siga estas sencillas sugerencias:

Use calzado de la medida correcta. Debería quedar el espacio de un dedo entre la parte más alargada del pie y la punta del zapato.

Use medias diseñadas para mantener la humedad alejada de los pies. Por lo general, están hechas de fibras sintéticas. Y evite las medias tubo: es raro que tengan un buen ajuste. Se necesita una media que calce bien, con talón y sin costuras visibles que podrían lastimar el pie. Cambie las medias con frecuencia cuando hace mucha actividad.

• Use guantes. Cuando realice cualquier tarea repetitiva con herramientas de mano o implementos deportivos (ya sea rastrillar hojas o cavar un pozo) use los guantes específicos para esa tarea. Protegen la piel y mejoran el agarre del elemento.

Aplíquese antitranspirante en los pies. Sí, el mismo producto que usa en las axilas reducirá la transpiración en los pies. Algunos estudios hallaron que al reducirse la humedad, también se reduce la formación de ampollas.

Home_300x250_1

Extra: Despensa curativa

Estos son sus aliados naturales para prevenir y curar las ampollas:

Alcohol

Aloe vera

Bicarbonato de sodio

Cinta adhesiva

Manzanilla

Cómo curar las ampollas 


Si aparecen ampollas, los primeros pasos deberían ser:

• Aplicar un antiséptico. En cuanto asoma una ampolla, pase suavemente agua oxigenada, si la ampolla está intacta. Si está abierta, use una pomada con antibiótico.

• Recortar la piel. Usando unas tijeras pequeñas limpiadas con alcohol, recorte el trocito de piel suelta de una ampolla rota, para evitar un desgarro súbito que la haría sangrar (y dejaría una herida abierta a las infecciones bacterianas).

• Mantenerla cubierta. Aunque la ampolla esté intacta, hay que mantenerla tapada con tela adhesiva u otro vendaje, para protegerse de la irritación y potenciales infecciones. Además, podrá seguir usando los zapatos sin empeorar el cuadro.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario