Cuando se quede sin ideas para el almuerzo o la cena, estas dos tartas son alternativas originales que dejan a todos contentos.

Tarta de espárragos con queso mascarpone y jamón crudo

Preparación: 20 minutos

Horneado: 15 minutos

Para 1 tartera (28cm de diámetro)

Ingredientes:

300g de espárragos verdes

1 cebolla roja

250g de queso mascarpone

1 yema

Sal

Pimienta de molinillo

50g de manteca

6 hojas de masa tipo strudel o filo (30 x 31cm cada una)

100g de jamón crudo en láminas finas (tipo prosciutto)

2 cdas. de aceite de oliva

Perejil fresco para decorar (a gusto)

Preparación:

1. Desechar los extremos fibrosos de los espárragos y pelar los sectores inferiores. Con el pelador, cortarlos a lo largo en láminas. Pelar la cebolla, cortarla al medio y luego en juliana. Precalentar el horno a 200 °C. Mezclar el queso mascarpone y la yema hasta obtener una preparación cremosa; salpimentar el ligue. Derretir la manteca.

2. Disponer una hoja de la masa de strudel sobre la tartera (dejar caer los extremos sobre el borde, hacia afuera del molde), presionarla ligeramente y pincelarla con la manteca. Superponer una segunda hoja de masa de la misma manera y pincelarla también con manteca. Repetir la operación con el resto de las hojas.

3. Esparcir el ligue con mascarpone; distribuir los espárragos y la cebolla. Finalizar con las láminas de jamón crudo y verter el aceite de oliva. Girar la masa excedente hacia el interior de la tartera y arrollar un borde alrededor del molde.

4. Hornear la tarta en horno precalentado (rejilla del medio) durante 15 minutos. Retirarla del horno, decorarla con perejil y servirla inmediatamente.

Guarnición

Enriquecer esta tarta de espárragos con una ensalada de hojas crujientes aderezada con una vinagreta de limón aromatizada con ciboulette.

Alternativa

En lugar de masa strudel o filo, emplear 300g de masa quebrada u hojaldre. Forrar el molde con la masa y moldear un borde de dos centímetros de alto.


Home_300x250_1

Tarta de queso de cabra y tomates

Preparación: 25 minutos

Horneado: 35 minutos

Para 1 tartera desmontable (20cm de diámetro)

Ingredientes:

30g de manteca, más extra para enmantecar

1 manojo chico de hojas de albahaca

100g de galletitas saladas

200g de tomates cherry

100g de queso de cabra

2 huevos

250g de ricota entera

2 cdas. de sémola de trigo

Sal

Pimienta blanca de molinillo

Preparación:

1. Precalentar el horno a 180 °C. Enmantecar la tartera desmontable. Lavar las hojas de albahaca y agitarlas para escurrirlas. Reservar algunas y cortar el resto en chiffonade.

2. Derretir la manteca en una sartén chica. Procesar las galletitas saladas con procesadora de mano (o colocarlas en una bolsa para freezer y quebrarlas con el palo de amasar); entremezclarlas con la manteca y la albahaca picada. Distribuir la preparación en la tartera y presionarla para formar una base. Lavar los tomates, secarlos con un repasador de cocina y disponerlos sobre la masa de galletitas.

3. Rallar el queso de cabra. Separar las yemas de las claras y batirlas a nieve. Mezclar la ricota, las yemas, la sémola y el queso hasta obtener una preparación cremosa; salpimentar la preparación. Integrar cuidadosamente las claras.

4. Verter la preparación con queso sobre los tomates en la tartera. Hornear la tarta en horno precalentado (rejilla del medio) durante 35 minutos aproximadamente, hasta que el relleno esté firme y la masa ligeramente dorada. Retirarla del horno y dejarla enfriar. Decorarla con la albahaca reservada y cortarla en cuartos.

Alternativa

Es posible reemplazar la ricota por queso de cabra para untar u otros quesos caprinos muy frescos. Utilizar variedades de queso de cabra a gusto (brie, camembert, chevrotin, etc.).

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario