La ansiedad no es simplemente un malestar: es la causa de muchas dolencias físicas. Pero no se preocupe, es posible combatirla tomando algunas medidas.

Sin importar la causa, la ansiedad crónica es mala para la salud. Hace que su corazón lata más rápido de lo que debería y hasta espesa la sangre, lo que incrementa el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Si usted es una persona ansiosa, hágase un favor y procure implementar estas estrategias para tranquilizarse.

¿Cuál es la causa de la ansiedad?

Casi cualquier factor de nuestra vida puede causarnos ansiedad. Pero si su ansiedad es excesiva o irracional y constituye un obstáculo para su vida, puede sufrir de un problema conocido como trastorno de ansiedad generalizada.

¿Cuáles son los síntomas a los que debe estar alerta? Inquietud, dificultad para concentrarse, irritabilidad, problemas para dormir, pensamientos obsesivos sobre algo específico, taquicardia, falta de aire, sudoración anormal.

Home_300x250_1

¿Cómo prevenir la ansiedad?

 

1. Hable con alguien

La mejor opción es hablar con un terapeuta entrenado en terapia cognitivo conductual. En esta forma de psicoterapia, puede aprender a individualizar las preocupaciones y a darles la perspectiva adecuada a sus miedos. Los estudios han descubierto que, como tratamiento para los trastornos de ansiedad, funciona mejor que los medicamentos. Otras investigaciones evidencian que puede ayudar a prevenir el desarrollo de un trastorno de ansiedad si se la utiliza a tiempo. 

2. Salga a caminar

¿Conoce esas hormonas de felicidad que se liberan cuando hace ejercicio? Una es el neurotransmisor conocido como ácido gamma-aminobutírico, o GABA, por sus siglas en inglés. En ciertos estudios se descubrieron niveles bajos de GABA en las personas con algunos trastornos de ansiedad, especialmente el trastorno de pánico. También se detectó que el ejercicio, hasta el yoga, puede incrementar los niveles de GABA. ¿Cuánto ejercicio es necesario? En un estudio se pidió a 15 personas saludables que usaran una cinta caminadora durante 30 minutos, y luego se les administró un medicamento que simula un ataque de pánico. Sólo 6 tuvieron ataques de pánico después de hacer ejercicio, en comparación con 12 que los experimentaron tras recibir el medicamento con posterioridad al descanso.

3. Respire hondo

Muchos de los síntomas de un ataque de ansiedad son causados por la hiperventilación, que ocurre cuando respira de forma tan superficial que nunca termina de liberar completamente el dióxido de carbono de sus pulmones. A medida que se acumula el dióxido de carbono, no hay suficiente espacio en sus pulmones para que entre oxígeno nuevo, y esto lo hace sentir mareado y aturdido. Aprender a respirar correctamente cuando sienta que se está poniendo ansioso puede ayudarlo a controlar la liberación de hormonas del estrés que son la causa de la hiperventilación.

Su mejor opción es tomar una clase de relajación en las instituciones adecuadas. Hasta ese momento, intente concentrarse sólo en su respiración cuando se sienta ansioso. Respire profundo lo más lento que pueda (cuente hasta cinco al inhalar), y observe cómo se infla su estómago, no su pecho. Contenga la respiración por unos segundos y luego exhale, mientras cuenta hasta cinco. Repita este ejercicio cinco veces.

4. Ingiera suplementos de kava

Esta hierba es miembro de la familia de la pimienta negra. Numerosos estudios comprueban su capacidad de calmar la ansiedad. Sin embargo, debe consultar con su médico antes de tomarla, ya que puede interferir con la metabolización de ciertos medicamentos y, en grandes cantidades, podría causar daño hepático.

5. Tome té

Como si el simple hecho de preparar y tomar té no tuviera suficientes efectos calmantes, los investigadores británicos descubrieron recientemente que las personas que beben té varias veces por día se recuperan más rápidamente de situaciones estresantes que tienen el efecto de incrementar la frecuencia cardíaca y la presión arterial.También se descubrieron niveles inferiores de hormonas del estrés en la sangre de quienes beben té. Los antioxidantes del té pueden afectar los mismos receptores cerebrales que los medicamentos ansiolíticos.

6. Consuma levadura de cerveza

La levadura de cerveza es una fuente excelente de biotina, también llamada inositol o vitamina B7. En un estudio, se descubrió que tomar suplementos de 12 a 18 gramos de inositol es tan efectivo como tomar el antidepresivo fluvoxamina para reducir la intensidad y la frecuencia de los ataques de pánico. Para prevenir completamente los ataques, comience por tomar un suplemento de vitamina B que contenga de 12 a 18 gramos de biotina. Además de la levadura de cerveza (espolvoree una cucharada sobre el cereal o el yogur), la pasta de maní también es una buena fuente.

7. Consuma aceite de pescado

Tome tres gramos de aceite de pescado por día, ya que se ha comprobado que el aceite de pescado puede ayudar a aliviar la depresión, y según parece, también reduce el estrés. Después de tres meses, los participantes del estudio que tomaron tres gramos de aceite de pescado por día indicaron que sentían un 50 por ciento menos de estrés que quienes recibieron un placebo. Consulte con su médico antes de tomar los suplementos.

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario