7 remedios naturales para aliviar náuseas y vómitos 7 remedios naturales para aliviar náuseas y vómitos

Las causas de este dúo son muchas, pero lo más común es que se trate de una gastroenteritis viral. Ayude al organismo a reponerse con remedios que tenemos en casa.

Lo primero es lo primero

Aunque vomitar resulte desagradable, esto suele cumplir un propósito: libera al cuerpo de sustancias tóxicas. Una vez que se logró, la náusea y el malestar estomacal deberían cesar.

Pero, por otro lado, los vómitos reiterados pueden llevar a la deshidratación. Para evitar que eso ocurra:

• Beba líquidos (transparentes), tan pronto como pueda rete- nerlos. El té de menta puede ayudar.

• Espere unas seis horas después del último acceso de vómito antes de volver a comer. Entonces, coma algo liviano, como unas galletitas saladas, gelatina y tostadas. Luego, alimentos blandos como cereales, arroz y frutas no cítricas. Evite las comidas grasosas o condimentadas.

• Espere varios días antes de retomar la dieta habitual.

Home_300x250_1

Remedios caseros

 

Primero, intente con jengibre. Está demostrado que el jengibre tiene la capacidad de calmar las náuseas y vómitos asociados al embarazo, al mareo por movimiento, e incluso los que acompañan al tratamiento de quimioterapia. En efecto, un trabajo de investigación publicado en el Journal of Gynecological Oncology (Revista de oncología ginecológica) incluía al uso del jengibre como tratamiento para la náusea asociada a la quimioterapia entre los 10 avances principales en la investigación del cáncer ginecológico durante 2009.

 

Para prevenir las náuseas que siguen a la quimioterapia: Primero, hable con su médico sobre la posibilidad de tomar jengibre. Si lo aprueba, tome 1⁄2 cucharadita diaria de jengibre en polvo, comenzando una semana antes del tratamiento.

 

Para el mareo durante los viajes: Tome 1⁄2 cucharadita de jengibre fresco o una pizca de jengibre en polvo, cada 15 minutos, 1 hora antes de viajar. Prosiga con la dosis si siente náuseas durante el trayecto.

 

Para la náusea asociada a migrañas: Tome 1⁄2 cucharadita de jengibre en polvo ante la primera señal de migraña.

 

Si no puede beberlo, tome un baño. Si intentó ingerir el jengibre, pero vomita de todos modos, remoje las manos o pies en un baño de jengibre. Probablemente absorberá a través de la piel lo suficiente para calmar las cosas. Coloque una cucharada de jengibre fresco molido o de jengibre en polvo en un recipiente o palangana con un litro de agua caliente. Con- trole que no esté tan caliente como para quemar. Sumerja las manos o los pies en el baño de jengibre hasta que las náuseas se aplaquen. Como alternativa, envuelva el jengibre en una bolsita hecha de tela de trama abierta. Déjela flotar en el agua caliente y tome un baño de inmersión prolongado.

Sorber un té de menta. Este remedio tradicional está a la cabeza de los tratamientos para las náuseas en todo el mundo. Los expertos herboristas piensan que la menta reduce el reflejo de las arcadas porque anestesia la mucosa del estómago.

Use un saquito de té de menta inglesa en una taza de agua hirviendo y manténgalo tapado durante 10 minutos. Para preparar un té más fuerte, coloque 1 cucharadita de menta inglesa seca, o 3 o 4 saquitos de té, en un frasco hermético de 1⁄2 litro de capacidad. Complete con agua hirviendo. Deje reposar 30 minutos, agitando el frasco varias veces. Luego, cuele y bébalo lentamente, según la necesidad.

 

Una tacita de manzanilla. Esta hierba contiene compues- tos antiinflamatorios y analgésicos que calman el reflejo de las arcadas. Para tratar las náuseas, coloque varios saquitos de té de manzanilla (o unas 2 cucharadas de flores de manzanilla secas) en un frasco de 1⁄2 litro y llénelo de agua hirviendo. Deje reposar 30 minutos antes de beber.

 

Triture semillas de hinojo. Las semillas de hinojo contienen un compuesto llamado anetol, con propiedades antisépticas y antiespasmódicas. Al igual que la menta y la manzanilla, también contienen sustancias anestésicas, que reducen el reflejo de las arcadas en el estómago. Para usar, triture una cucharada de semillas de hinojo. Colóquelas en una taza y complete con agua hirviendo; tape y deje reposar 10 minutos. Cuele el té antes de beberlo a sorbitos.

 

Una fricción en la pancita. Si un niño tiene un episodio de vómitos o náuseas, frotarle suavemente el vientre puede hacer que se sienta mejor. Mezcle unas gotas de aceite esencial de menta inglesa con una cucharada de aceite de oliva y masajéele el abdomen en el sentido de las agujas del reloj.

Para las intoxicaciones, tome este remedio. Si se sospecha una intoxicación alimentaria y, además de náuseas y vómitos, presenta diarrea, prepare una taza de té de canela y jengibre. Combine 1 cucharadita de canela en polvo con 1⁄2 cucharadita de jengibre fresco rallado o en polvo. Agregue las dos especias a una taza de agua hirviendo, tape y deje reposar 15 minutos; cuele antes de beberlo. La canela contribuye a matar las bacterias que pueden estar causando el trastorno.

 

Después de atravesar un episodio de vómitos, el médico le indicará que suprima los productos lácteos hasta que se recupere. También le aconsejará que siga esta dieta durante algunos días: bananas, arroz blanco, puré de manzanas y tostadas. Esta dieta también se recomienda para la diarrea.

 

 

Bonus track: Receta curativa

Calmante para el estómago con especias

 

Este remedio casero para los vómitos aparece repetidamente en las compilaciones de tratamientos populares. Los expertos creen que el motivo por el que funciona podría ser que “contrairrita” la mucosa del estómago; algo así como combatir fuego con fuego.

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de ají picante

3⁄4 de taza de vinagre de manzana

En una taza o un recipiente pequeño, combinar la sal, el ají picante y el vinagre. Tomar 1 cucharada de la mezcla cada 15 o 30 minutos, según la necesidad.

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario