14 motivos por los que no puede faltar bicarbonato de sodio en su botiquín 14 motivos por los que no puede faltar bicarbonato de sodio en su botiquín

Después de leer estas propiedades del bicarbonato de sodio para aliviar molestias y limpiar a fondo, no lo cambiará por nada.

1. Trate quemaduras menores

La próxima vez que tome el extremo equivocado de la sartén u olvide usar una agarradera, vierta rápido algo de bicarbonato de sodio en un recipiente con agua helada, empape un paño o gasa en ella y aplíquela a la quemadura. Siga aplicando hasta que la quemadura ya no se sienta caliente. Este tratamiento prevendrá también que muchas quemaduras se ampollen.

2. Calme quemaduras de sol y otras irritaciones de la piel

Para aliviar el dolor por quemaduras de sol, empape una gasa o bola de algodón grande en una solución de 4 cucharadas de bicarbonato de sodio en 1 taza de agua y aplique en el área afectada. Para quemaduras de sol graves en piernas o torso, o comezón por varicela, tome un baño tibio agregando media caja de bicarbonato de sodio al agua.

Para aliviar la irritación al afeitarse, humedezca su piel con un algodón empapado en una solución de 1 cucharada de bicarbonato de sodio y 1 taza de agua. Calme el sarpullido por hiedra venenosa ¿Ha tenido un encuentro inesperado con hiedra venenosa al cuidar el jardín o acampar?

Para quitar la comezón, haga una pasta espesa con 3 cucharaditas de bicarbonato de sodio y 1 cucharadita de agua y aplíquela a las áreas afectadas. También puede usar el bicarbonato de sodio para tratar ampollas rezumantes causadas por el sarpullido. Mezcle 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio en 1 litro de agua y empape unas gasas estériles. Cubra las ampollas con las gasas húmedas por 10 minutos, cuatro veces al día.

Nota: No aplique en los ojos ni cerca de ellos.

3. Quite el dolor de una picadura de abeja

Haga una pasta con 1 cucharadita de bicarbonato de sodio mezclada con unas gotas de agua fría y déjela secar sobre el área afectada.

Advertencia: Muchos tienen reacciones alérgicas a las picaduras de abeja. Si tiene dificultad para respirar o nota una hinchazón anormal, consulte al médico de inmediato. También puede tratar picaduras de abeja con ablandador de carne.

4. Evite las rozaduras por pañal

Alivie las rozaduras por pañal de su bebé agregando un par de cucharadas de bicarbonato de sodio a un baño tibio, no caliente. Pero si la rozadura persiste o empeora tras varios tratamientos, consulte a su pediatra. 

Home_300x250_1

5. Combata la costra de leche

La costra de leche es una condición común, y típicamente inofensiva, en muchos bebés. Un modo antiguo pero efectivo de tratarla es hacer una pasta con 3 cucharaditas de bicarbonato de sodio y 1 cucharadita de agua. Aplíquela al cuero cabelludo de su bebé más o menos una hora antes de la hora de dormir y enjuáguela al día siguiente. No la use con champú. Puede necesitar aplicarlo varias noches consecutivas antes que desaparezca la costra de leche.

6. Controle su caspa

¿Tiene un problema “escamoso”? Para controlar la caspa, humedezca su cabello y luego frote vigorosamente su cuero cabelludo con un puñado de bicarbonato de sodio. Enjuague bien y seque. En general, hágalo cada vez que lave su cabello, pero solo use bicarbonato de sodio, sin champú. Su cabello puede resecarse al principio. Pero en unas semanas su cuero cabelludo empezará a producir aceites naturales, dejando su cabello más suave y sin escamas.

7. Limpie peines y cepillos

Refresque sus peines y cepillos para el cabello remojándolos en una solución de 3 tazas de agua tibia y 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio. Gírelos en el agua para aflojar todos los restos atorados entre los dientes. Luego déjelos en remojo media hora. Enjuáguelos bien y séquelos antes de usarlos.

8. Úselo para hacer gárgaras o como enjuague bucal

¿El plato que ordenó incluía demasiada cebolla o mucho ajo? Haga gárgaras con 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en medio vaso de agua. El bicarbonato neutralizará los olores al contacto. Al usarlo como enjuague bucal, también aliviará el dolor de las llagas. 

9. Cepíllese los dientes y limpie dentaduras postizas

Si se le acaba su dentífrico regular, o si busca una alternativa natural al dentífrico comercial, tan solo sumerja su cepillo de dientes mojado en un poco de bicarbonato de sodio y cepille y enjuague como acostumbra. También puede usar bicarbonato de sodio para limpiar retenedores, boquillas y dentaduras postizas. Use una solución de 1 cucharada de bicarbonato de sodio disuelto en 1 taza de agua tibia. Remoje el objeto media hora y enjuáguelo bien antes de usarlo.

10. Limpie y suavice cepillos de dientes

Conserve los cepillos de dientes de su familia sumergiéndolos en una solución de 1/4 taza de bicarbonato de sodio y 1/4 taza de agua. Remójelos toda la noche una vez cada semana o cada dos. Asegúrese de enjuagarlos bien antes de usarlos.

11. Quite del cabello gel, laca o acondicionador acumulados

Cuando se trata del arreglo personal, demasiado de algo bueno puede dañar su cabello. Pero una limpieza profunda con bicarbonato de sodio al menos una vez a la semana lavará toda la suciedad de su cabello. Solo agregue 1 cucharada de sodio a su cabello mientras se aplica el champú. Además de eliminar todas las sustancias químicas que pone en su cabello, eliminará las impurezas del agua y puede aclarar su cabello.

12. Alivie el pie de atleta

Puede utilizar bicarbonato de sodio mojado o seco para combatir un caso de pie de atleta. Primero, pruebe a espolvorear bicarbonato en polvo en los pies (junto con sus calcetines y zapatos) para secar la infección. Si esto no funciona, haga una pasta de 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 1/2 cucharadita de agua y frótela entre los dedos de los pies. Deje que seque y lave después de 15 minutos. Séquese bien los pies antes de ponerse los zapatos.

13. Alivie pies cansados y malolientes

Si le duelen los pies, deles un baño calmante con 4 cucharadas de bicarbonato de sodio en 1 litro de agua tibia. Además de relajar pies adoloridos, elimina el sudor y pelusa que se acumulan entre los dedos. Los baños de pies regulares también acaban con el mal olor.

14. Desodorice zapatos y zapatillas

Un zapato o zapatilla maloliente no es rival para el poder del bicarbonato de sodio. Espolvoree en forma generosa bicarbonato de sodio en el calzado y déjelo reposar toda la noche. Tire el polvo en la mañana. (Tenga cuidado al usarlo en zapatos de piel; aplicaciones repetidas pueden resecarlos.) También puede hacer sus propios “desodorantes” reutilizables llenando las puntas de calcetines viejos con 2 cucharadas de bicarbonato de sodio y cerrándolos con un nudo. Meta los calcetines en cada zapato por la noche antes de acostarse. Quite los calcetines en la mañana y respire con más facilidad.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario