No es cuestión de llenarse de productos: con los implementos adecuados, es posible hacer una limpieza más eficiente.

1.       Paños de limpieza

Utilice paños que no generen pelusa para remover una película de polvo. Para quitar otro tipo de suciedad, manchas, huellas u hollín, humedezca un trapo de material absorbente como toalla o algodón con agua o lustrador para muebles y aplique siguiendo el veteado de la madera.

Lave con agua caliente y jabón después de cada uso. Tienda a secar. Los paños utilizados para encerar y pulir no deben secarse a máquina ya que conservan residuos inflamables.

 

2.       Escoba

Emplee la escoba para una limpieza rápida de superficies resistentes. Barra firme y lentamente en una sola dirección y recoja los residuos con una pala.

Guárdela colgada. Lave con agua caliente y jabón, enjuague y seque Sujete las cerdas con bandas elásticas.

 

3.       Lampazo (para limpieza en seco)

Utilice este elemento para remover el polvo antes de aspirar. Repase sin levantar del piso, siguiendo el veteado de la madera.

Guárdelo colgado. Sacuda dentro de una bolsa húmeda después de cada uso o aspire. Lave con agua caliente y detergente, enjuague y seque en un lugar ventilado y fresco. O lave y seque a máquina dentro de una bolsa de red.

Home_300x250_1

4.       Cepillo

Aconsejable para limpiar superficies difíciles, muy sucias o exteriores. Refriegue con movimientos amplios, agua caliente y limpiador multiuso.

Lave con agua caliente y detergente después de cada uso. Enjuague con agua limpia; sacuda y deje secar con las cerdas hacia abajo. Guarde una vez que esté completamente seco.

 

5.       Esponja

Utilice para todo tipo de superficies lavables. Empape en agua caliente o tibia y jabón, retuerza y frote enérgicamente.

Limpie con agua caliente y detergente, enjuague y retuerza. Colóquela en la lavadora dentro de una bolsa de red o aplique blanqueador si tuviera olor.

 

6.       Balde

Utilice con agua. Emplee dos baldes: uno para el producto limpiador y otro para el enjuague.

Enjuague totalmente después de cada uso. Los baldes de goma deben secarse a temperatura ambiente, y los metálicos, con papel absorbente a fin de evitar manchas de óxido.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario