Descubra cuándo y cómo limpiar los vidrios de su casa para que queden sin ninguna marca.

Cuándo conviene limpiar las ventanas

Es recomendable limpiar sus ventanas en un día nublado –no lluvioso–, ya que la luz del sol origina vetas al secar el limpiador antes de poder repasar la superficie.

Por dónde empezar

Aspire el marco y alféizar antes de lavar los cristales para quitar el polvo, hollín, restos de tela de araña e insectos muertos.

Al limpiar una ventana de doble guillotina, no se arriesgue sentándose en el alféizar. En cambio, mueva ambas hojas de forma tal de alcanzar la cara externa desde el interior.

Home_300x250_1

Productos para limpiar vidrios

Utilice agua fría. Si la ventana se encontrara demasiado sucia, agregue dos o tres cucharadas de amoníaco o vinagre cada cuatro litros de agua. Seleccione sólo una de estas sustancias, ya que una neutraliza a la otra. El amoníaco con jabón deja marcas, por lo que resulta más conveniente aplicarlo solo.

Una de las alternativas más efectivas se encuentra disponible en su propio botiquín. El alcohol puro remueve la suciedad fácilmente y deja la superficie impecable.

Para el secado, sírvase de algunas hojas de periódico, que rinden tan buenos resultados como otros productos más caros. No olvide colocarse guantes de goma para evitar manchas de tinta.

Si realiza esta labor a menudo, adquiera un secador profesional con mango de cobre o acero inoxidable. Tenga a mano un atomizador, una esponja limpia o un cepillo de cerdas suaves; humedezca la ventana con el limpiador y friccione el secador con un paño o gamuza para que se deslice con facilidad. Inclínelo en un ángulo de 45 grados, presione contra la ventana y desplácelo horizontalmente. Limpie el utensilio y muévalo hasta el borde inferior. Repita el procedimiento, pasando más de una vez por cada área. Retire los excesos de agua con un paño seco.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario