Quitamanchas caseros para la ropa Quitamanchas caseros para la ropa

Menos es más, al menos si de cuidar la ropa se trata. Con agua, jabón y algunas hierbas, es posible quitar las manchas más difíciles.

De creerle a la publicidad, su lavarropas es el campo de batalla en el que combate la mugre contra un arsenal de armas tóxicas que son necesarias para vencer. Pero ¿alguna vez ha sentido que está apuntando a una hormiga con una ametralladora? Quizá use un producto con el poder del oxígeno, que reaviva los colores y corta la grasa, y todo para lavar una remera que usó solo una vez. Retome algunos principios básicos. El jabón y el agua son los viejos enemigos de la suciedad, y nada supera el delicioso y fresco aroma de las hierbas, ni sus propiedades desinfectantes no tóxicas.

 

Quitamanchas herbal para prelavado

El amoníaco es un poderoso agente limpiador cuyos vapores son irritantes, pero se dispersa rápidamente en la atmósfera y su uso es más seguro que el de muchos productos comerciales.

 

Ingredientes:

1/2 taza (125 ml) de agua

1/2 taza (125 ml) de detergente o de jabón lavaplatos sin fosfato

1/2 taza (125 ml) de amoníaco

10 gotas de aceite esencial de lavanda o de limón o de aceite de eucalipto

 

Paso a paso:

1 Mezcle todos los ingredientes en una botella con atomizador y agite.

2 Rocíe en las manchas y lave de inmediato (no deje sin lavar la ropa a la que le roció la solución, pues podría desteñirla). No use el producto con cloro.

 

Jabón de limón en polvo

El bórax es un desinfectante, quitamanchas, desodorante y ablandador de agua ligeramente tóxico que, no obstante, se considera seguro para el medio ambiente. Tanto el bórax como los cristales de sosa pueden irritar la piel sensible, así que use guantes de hule al manipular este polvo.

 

Ingredientes:

1/2 taza (125 ml) de cristales de sosa

1 taza (200 g) de jabón puro rallado

1/2 taza (120 g) de sal

1/2 taza (120 g) de bórax

1/2 taza (125 g) de bicarbonato de sodio

1/4 cdta. o más, de aceite esencial de limón, lavanda o menta o aceite de eucalipto.

 

Paso a paso:

1 Coloque los cristales de sosa en una bolsa de plástico limpia y tritúrelos con un rodillo.

2 Mezcle los cristales de sosa triturados con el resto de los ingredientes secos.

3 Agregue los aceites esenciales y, con guantes de hule, mézclelos con el polvo.  Guarde en una caja o frasco hermético.

4 Ponga 1 cucharada a una carga pequeña, 1½ cucharada a una mediana y 2 cucharadas a una carga grande. Disuelva en un recipiente de agua caliente antes de verter en un lavarropas de carga superior; para lavarropas con carga frontal, disuelva el polvo en un poco de agua caliente y añada al dispensador.

Home_300x250_1

Jabón líquido de lavanda

Este sencillo jabón líquido es favorable para el ambiente y efectivo para lavar. Es mucho menos costoso que los productos comerciales, y deja la ropa suave y con un aroma maravilloso.

 

Ingredientes:

1/2 taza (125 ml) de jabón de oliva líquido

1/2 taza (125 g) de cristales de sosa

1/2 taza (120 g) de bórax

2 o 3 cdtas. de aceite esencial de lavanda o de verbena

7 litros de agua caliente

 

Paso a paso:

1 Mezcle todos los ingredientes en un balde de 9 litros y revuelva hasta que los cristales y el bórax se disuelvan.

2 Decante en contenedores de detergente plásticos limpios (recicle los que tenga).

3 Agite antes de usar. Use alrededor de 1/4 de taza (60 ml) por carga.

 

Suavizante de rosa geranio

Este tratamiento sencillo dejará las telas suaves y esponjosas sin el olor empalagoso de los perfumes artificiales.

 

Ingredientes:

1 taza (250 ml) vinagre blanco destilado

1 taza (250 g) de bicarbonato de sodio

2 tazas (500 ml) de agua

10 gotas de rosa geranio, aceite esencial de lavanda o de limón o aceite de eucalipto (o una combinación de sus aceites preferidos)

 

Paso a paso:

1 Mezcle lenta y cuidadosamente los ingredientes en la pileta, pues la mezcla va a burbujear. Vierta en una botella de plástico y tape.

2 Añada 1/4 de taza (60 ml) al lavado final o introduzca en el dispensador para suavizante del lavarropas.

 

Jabón de eucalipto para lana

Esta receta se ha usado por generaciones para lavar las prendas de lana. También es perfecta para sábanas, cobijas y almohadas. El eucalipto suaviza la lana y ahuyenta a las polillas. No enjuague, salvo que sean prendas blancas, pues de otro modo se volverían amarillentas.

 

Ingredientes:

2 tazas (500 ml) de agua

2 tazas (200 g) de escamas de jabón puro

1/2 taza (125 ml) de alcohol metílico

2½ cdtas. de aceite de eucalipto

 

Paso a paso:

1 Caliente el agua hasta que comience a hervir y agregue las escamas de jabón. Revuelva. Retire la olla del fuego. Continúe moviendo hasta que el jabón se haya disuelto bien y la mezcla quede suave y uniforme.

2 Agregue el alcohol metílico y el aceite de eucalipto y mezcle bien.

3 Guarde la mezcla en un frasco de boca ancha, en el que se solidificará.

4 Cuando vaya a usar el jabón para lana, disuelva 1 o 2 cucharaditas en un balde con agua tibia. Guarde la mezcla herméticamente sellada.

Agua de lavanda para ropa

Conocido en Francia como eau de linge, este spray aporta un agradable aroma de lavanda cuando se aplica a la ropa o a los blancos húmedos antes de planchar. También se puede usar directamente en algunas planchas de vapor, si el fabricante especifica que es seguro hacerlo.

Ingredientes:

1/4 cdta. de aceite esencial de lavanda

40 ml de vodka

2 tazas (500 ml) de agua destilada

 

Paso a paso:

1 Mezcle el aceite esencial de lavanda y el vodka en una botella de vidrio seca y limpia. Tape y deje reposar 24 horas.

2 Agregue el agua y revuelva. Al planchar, vierta un poco en una botella con atomizador y use según se requiera.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario