Aprenda a preparar, cocinar y consumir cereales y legumbres, infaltables en una alimentación balanceada.

Cómo cocinar legumbres 

·     ·  Para consumir en forma regular legumbres (porotos aduki, lentejas coral, garbanzos, etc.), es aconsejable comprar aproximadamente medio kilo de legumbres y cocinarlas a punto –esto es, no sobrecocinar– según el método clásico: colocar en un colador y lavar bajo el chorro de agua fría; este paso ayuda a mejorar la digestión de estos alimentos. Disponer en un recipiente y remojar en agua fría aproximadamente ocho horas. Luego, colar, descartar el agua y volver a lavar. Finalmente, en una olla profunda, colocar las legumbres remojadas y verter agua fría. Llevar a hervor y luego bajar el fuego a moderado. Es posible aromatizar la cocción con dientes de ajo machacado y hojas de laurel. O bien, con trozos de cebolla y zanahoria más tallos de apio. Una vez alcanzado el punto de cocción, colar nuevamente. Luego, congelar en porciones individuales en bolsas para freezer.

· La quinua debe enjuagarse bien antes de usarse porque tiene un recubrimiento natural de saponina, que puede darle un gusto amargo al cereal. La que se consigue en supermercados y tiendas especializadas, puede cocinarse y guardarse en el freezer tres meses. Para descongelarla, caliente en el microondas a potencia alta por cinco minutos; separe los granos.


Home_300x250_1

Cómo almacenar harinas de forma correcta 

·       · Conserve la harina común o con levadura en un recipiente hermético, en un lugar fresco, hasta seis meses. Las harinas integrales y las de grano entero tienen un poco más de grasas que la harina refinada y se arrancian más rápido. Guárdelas en la heladera hasta seis meses y en el freezer hasta un año. Antes de usar, ponga la harina refrigerada a temperatura ambiente.

 · Comparada con la harina de trigo, la harina de centeno contiene mucho menos gluten, lo que explica por qué los panes de centeno tienden a tener una textura más pesada. La harina de centeno contiene altas cantidades de pentosanos (polímeros de azúcares), que poseen una capacidad higroscópica; esto significa que retienen humedad, por lo cual se hinchan en el estómago, lo que otorga sensación de saciedad.

Recetas fáciles con harinas

 

Base de pizza

Se puede hacer una base de pizza en cinco minutos. Colocar en un bol 225g de harina leudante, ½ cdta. de polvo para hornear y ¼ cdta. de sal. Mezclar y formar una corona. Verter en el centro 150ml de leche (para acelerar el proceso de levado, verter leche tibia) y 1 cda. de aceite de oliva. Mezclar hasta obtener una masa blanda y estirar. Agregar la cubierta como en el caso anterior, pero hornear 15 minutos.

Tortillas de trigo caseras

Se necesitan: 500g de harina de maíz, 225cc de agua tibia, 10g de sal fina, 60cc de aceite de oliva.

1. En un bol, mezclar todos los ingredientes hasta lograr una masa firme. Dejar descansar cubierta por un lienzo aproximadamente 30 minutos.

2. Dividir la masa en bollos de 80 a 100g. Dejar reposar sobre una mesada enharinada.

3. Estirar con palote hasta lograr discos de 5mm de espesor. Pinchar con tenedor. Dejar descansar.

4. Calentar la sartén, disco o grillera a fuego fuerte y cocinar las tortillas de ambos lados. Retirar y reservar cubiertas con un lienzo de cocina.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario