¿Ya se cansó de encontrar el queso enmohecido en la heladera? Con estos consejos, logrará que le duren mucho más tiempo.

        ·       Para conservar los quesos frescos en la heladera, desechar su envoltorio plástico, colocar algunas láminas de papel absorbente en el fondo de un recipiente hermético, disponer el queso y tapar el recipiente. Si el queso despide líquido y el papel se humedece, renovarlo. Obviamente, estos quesos son los que caducan más rápidamente.

 ·       Para preservar los quesos duros, envolverlos en papel manteca, cubrirlos con papel de aluminio, o bien, recubrir con rollo de cocina unas cuantas veces. Esto aislará el queso del medio ambiente y evitará que se seque de más. Probablemente, la fermentación continúe y aparezca algo de moho; simplemente, hay que raspar esa área con un cuchillo.

 ·       Como la temperatura ideal para mantener los quesos es entre los 1 y 7 °C, es aconsejable colocarlos en la parte baja de la heladera, la menos fría. El lugar ideal es el cajón que generalmente se usa para las frutas y verduras.

 ·       Es recomendable sacar los quesos de la heladera antes de servirlos para que tomen temperatura ambiente y alcancen toda su intensidad: unos 20 a 25 °C para los quesos duros y algo menos, aproximadamente 15 °C, para los blandos.

 ·       Si sobran trozos duros o secos de queso, guárdelos en la heladera y cuando haga una sopa o un guiso, agréguelos al final de la cocción para obtener un toque extra de sabor.

Home_300x250_1

EL TOFU, UNA OPCIÓN VEGANA

       ·     Para marinar el tofu, cortar en cubos y reservar. En un bol, verter aceite de oliva, jugo de limón y salsa de soja. Luego, condimentar con jengibre fresco rallado y dientes de ajo machacado. Salpimentar y mezclar la marinada. Añadir los cubos de tofu, cubrir con film y llevar a frío por aproximadamente una hora.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario