Póngase manos a la obra y descargue energía con estas dos recetas para amasar: no querrá dejar de comer estos riquísimos grisines saborizados.

Grisines de ajo con salvia

Preparación: 15 minutos

Horneado: 15 minutos

Para una placa, 20 unidades aprox.

Ingredientes:

2 dientes de ajo

1 échalote

5 hojas de salvia fresca

4 cdas. de aceite de oliva

250g de harina 0000, más extra para enharinar

2 cdtas. de levadura seca

1 cdta. de sal

Extra: papel manteca

Preparación:

1. Precalentar el horno a 220 °C y cubrir la placa con papel manteca. Pelar el ajo y la échalote, y cortarlos en trozos. Con una procesadora de mano, procesarlos junto con la salvia hasta obtener consistencia puré.

2. Verter la preparación en una sartén antiadherente chica; cocinarla a fuego medio con una cucharada de aceite de oliva revolviendo frecuentemente hasta espesarla. Retirarla del fuego.

3. Estirar la masa sobre la superficie de trabajo enharinada hasta obtener un rectángulo de un centímetro y medio de espesor. Cortarlo en tiras de dos centímetros de ancho y moldear grisines (no es necesario que tengan el mismo espesor y/o longitud). Disponerlos sobre la placa y hornearlos en horno precalentado (rejilla del medio) durante aproximadamente 15 minutos.

Alternativa

Reemplazar las hojas de salvia por una cucharada de hojas deromero picadas. 

Con sésamo

Pincelar con algo de agua los grisines dispuestos sobre la placa y esparcir semillas de sésamo. Con los dedos, presionar ligeramente las semillas en la masa para que se adhieran durante el horneado.

Por unidad: 60 calorías; 1,2g de proteínas; 9g de hidratos de carbono; 2g de grasas; 0,5g de fibra

Home_300x250_1

Palitos de parmesano y tomate

Preparación:

Mezclar 250g de harina 0000, dos cucharaditas de levadura seca, media cucharadita de sal, 50g de queso rallado tipo parmesano y tres tomates secos finamente picados. Verter tres cucharadas de aceite de oliva y 125ml de agua, y amasar una preparación homogénea. Estirar la masa sobre una superficie enharinada hasta obtener un centímetro y medio de espesor; moldear los palitos (paso 3). Disponerlos sobre la placa cubierta y hornearlos en horno precalentado a 220 °C (rejilla del medio) durante aproximadamente 15 minutos. En caso de que la masa se oscurezca, cubrirlos con papel de aluminio antes de finalizar la cocción.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario