Recurra a estos alimentos nutritivos para evitar los dolores de espalda y sentirse mejor que nunca.

Si nunca tuvo dolor de espalda, pertenece a un grupo muy selecto. Ocho de cada diez personas han tenido un dolor en la espalda en algún momento de su vida. Con frecuencia el dolor es simplemente el resultado de una lesión, de una caída, de levantar una carga muy pesada o de hacer un movimiento retorcido que el cuerpo no está preparado para hacer. Algo de hielo, algo de calor y unos días de analgésicos dan por terminado el problema. Pero para muchos –demasiados–, de nosotros, el dolor de espalda es un problema continuo.

Existen muchas maneras naturales de aliviar el dolor cuando se produce y, antes que nada, de evitar que aparezca. He aquí muchas que provienen de los muebles de cocina. Los remedios caseros se han ganado un lugar en el tratamiento del dolor de espalda, pero cuando realmente duele, comience por estos pasos:

• Aplique una almohadilla de calor, 20 o 30 minutos cada vez.

• Use una medicación para el dolor de venta libre como el paracetamol, ibuprofeno, naproxeno o ketoprofeno.

• Para que la espalda soporte menos presión y peso, acuéstese con una almohada debajo de las rodillas y las caderas y rodillas flexionadas. También, partiendo de esa posición, puede apoyar los pies sobre una silla.

• No permanezca en la cama más que uno o dos días. El reposo absoluto puede debilitar los músculos todavía más. Trate de caminar todo lo que pueda.

• Para reducir cualquier curvatura en la columna, duerma de costado con las rodillas flexionadas. También puede colocar una almohada entre las rodillas. Si acostumbra dormir de espaldas, asegúrese de mantener una almohada bajo las rodillas y en la parte baja de la espalda.

• Evite dormir boca abajo a menos que tenga una almohada debajo de las caderas.

Home_300x250_1

Alimentos que alejan el dolor de espalda

Ciertos alimentos pueden aplacar la inflamación que contribuye a todos los tipos de dolor. Su dieta para el dolor de espalda debería incluir:

Aceite de oliva

Pescados en lata (salmón, sardinas en agua o aceite de oliva, caballa, atún albacora), semillas de lino, nueces

Cerezas. Un estudio demostró que beber unos 350 ml de jugo de cerezas ácidas, dos veces por día durante ocho días, reducía los dolores y los tirones musculares. Las cerezas ácidas o guindas en lata, en su propio jugo, también son útiles

Proteína vegetal (por ejemplo, de soja)

Verduras y frutas de todos los colores; las enlatadas o congeladas pueden servir, siempre que no estén envasadas con un almíbar muy pesado o con sal

Frutas secas

• Té

Chocolate amargo con moderación (unos 28 g por día)

Pero además, existen comidas que NO debería consumir. Estos alimentos pueden aumentar la inflamación en el organismo, haciendo que el dolor se expanda:

• Aceites vegetales como el de maíz, de cártamo, de girasol, de semillas de algodón y aceites vegetales mezcla

Margarinas y grasas vegetales

Alimentos procesados

• Productos que contengan jarabe de maíz de alta fructosa

Grasas saturadas, donde se incluyen carnes, manteca y productos lácteos enteros

• Comidas preparadas con grasas trans.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario