Esta serie de remedios naturales para contrarrestar los efectos de la menopausia ha demostrado ser todo lo que se necesita para salir airosa de esta etapa.

1. Pruebe la salvia para la transpiración

Esta es la hierba que los herboristas clínicos recomiendan con frecuencia para mitigar los sudores nocturnos. De hecho, estudios sobre el té de salvia que datan de 1896 demostraron su capacidad para suprimir la transpiración. El té de salvia debe emplearse solamente como tratamiento de corto plazo; porque contiene un aceite esencial llamado tujona, que es tóxico. Como la tujona no es soluble en agua, la infusión tiene cantidades limitadas de esa sustancia. Remoje 1 cucharadita de salvia seca en 240 ml de agua hervida, en un recipiente tapado, 15 minutos. Beba 120 ml, tres veces por día. Por la toxicidad de la tujona, no se debe ingerir el aceite esencial ni la tintura de salvia.

2. Triture el lino

La semilla de lino es un buen complemento dietario durante la menopausia, porque contiene fibra, ácidos grasos omega-3 y lignanos, unos compuestos vegetales que reducen el riesgo de cáncer de mama. La mejor manera de usar las semillas es moler 2 cucharadas por día y esparcirlas sobre el cereal, yogur, ensaladas y sopas.

Home_300x250_1

3. Piense con E

Las almendras, las semillas de girasol, el germen de trigo y el aceite de oliva están entre los ingredientes de la despensa ricos en vitamina E. Si bien la investigación es limitada, un estudio parece indicar que la vitamina E puede hacer descender la frecuencia y la intensidad de los sofocones. Y un estudio reciente de la universidad de Tufts indicó que la vitamina E ayuda a prevenir el taponamiento de los vasos sanguíneos, manteniendo la vasodilatación. Esto es importante para las mujeres menopáusicas, cuyo riesgo de enfermedad cardíaca es dos a tres veces superior que en las mujeres premenopáusicas. Los cereales integrales fortificados con vitamina E son también fuentes excelentes.

4. Coma algo de pescado

El salmón, la caballa, las sardinas y el atún en lata están repletos de ácidos grasos omega-3 que ayudan a reducir la pérdida de masa ósea y a bajar el riesgo de enfermedad cardíaca, dos factores de riesgo que afectan directamente a las mujeres menopáusicas. Con dos o tres porciones semanales de alguno de estos sabrosos pescados se puede mitigar la intensidad de los sofocones y, definitivamente, tendrá un impacto positivo en la salud del corazón. Además, una porción de 110 g de atún en lata contiene el requerimiento diario de vitamina B6, que puede ser benéfico para los cambios de humor durante la menopausia.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario