Un buen lavado de manos y algunas medidas más son claves a la hora de prevenir los resfríos.

¿Por qué nos resfriamos?

Existen al menos 250 virus del resfrío… y posiblemente cientos más. La mera cantidad imposibilitó hasta ahora a los científicos desarrollar una vacuna efectiva. Pero el tiempo está de nuestro lado: el cuerpo humano desarrolla cierta resistencia a cada virus del resfrío con el que se enfrenta, y este es un motivo por el cual nos resfriamos cada vez menos con el paso de los años.

Síntomas del resfrío

Dolor de garganta, goteo o congestión nasal, estornudos, tos y fiebre leve. Puede tratarse de gripe si tiene escalofríos, dolor corporal, fatiga significativa o fiebre alta.

Evitar un resfrío desagradable vale mucho más que lo que cuesta una provisión anual de jabón para manos, el único ingrediente (junto con el agua) que necesitará para disminuir drásticamente al 45% los días de enfermedad y estornudos. Además de dormir y comer bien, lavarse las manos es su mejor defensa contra los virus del resfrío, que pueden sobrevivir hasta siete días en interruptores de luz, cajeros automáticos, picaportes y otras superficies… y al menos tres horas en las manos sucias.

Si alguno de estos virus ingresa a la nariz, la boca o los ojos, su mejor defensa será un sistema inmunológico fuerte. 

Home_300x250_1

Estrategias para prevenir resfríos

 

Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón

Hágalo incluso aunque sus manos no parezcan ni se sientan sucias. Frotarse bien las manos cinco veces al día con agua y jabón redujo en un 45% la cantidad de infecciones respiratorias de las vías superiores en reclutas de la Marina según un estudio de dos años realizado en los Estados Unidos. Restregarse enérgicamente durante 10 segundos elimina el 99% de los virus. Esto disminuye las probabilidades de infección en forma sustancial, pero no totalmente: ¡una sola partícula viral puede iniciar el resfrío! Para mejores resultados, mójese las manos, enjabone vigorosamente por 20 segundos, enjuague y seque con una toalla de papel limpia. Use la toalla para cerrar la canilla también. Cualquier jabón es suficiente; el lavado trabaja quitando virus de la piel, no matándolos (y de todos modos, los jabones antibacteriales no matan los virus).

 

Camine cinco días a la semana

El ejercicio regular vigoriza las células naturales de su sistema inmunológico y los anticuerpos que matan virus. Los investigadores de la Universidad de Carolina del Sur descubrieron que los adultos que hacían ejercicios moderados a intensos al menos cuatro veces a la semana tenían un 25% menos de resfríos en un año que quienes eran más sedentarios. Una caminata de 40 minutos a paso ligero cinco días a la semana será suficiente; en otro estudio, este tipo de ejercicio disminuyó a la mitad la cantidad de días en que los voluntarios tuvieron síntomas de resfrío. Pero no se exceda: hacer ejercicio durante una hora y media o más puede reducir la inmunidad. 

Use a diario un aerosol nasal con solución salina

Los pasajes nasales húmedos son menos receptivos a los virus del resfrío que los secos. En un estudio de 20 semanas en reclutas militares, quienes usaban el aerosol nasal con solución salina todos los días tuvieron un 30% menos de resfríos y un 42% menos de días con goteo nasal o congestión. Época clave para utilizar el aerosol: en invierno, cuando el aire en el interior de los ambientes calefaccionados es seco y durante vuelos de avión.

Domine el estrés

En un estudio español de un año de duración con 1149 profesores y personal universitario, las personas más estresadas o que informaron haber experimentado sucesos estresantes duplicaron la cantidad de resfríos en comparación con quienes no estuvieron sometidos a tal estrés. Y una vez que uno se resfría, el estrés puede empeorar los síntomas.

 Consuma ajo 

Este antiguo remedio estimula la actividad de las células T del sistema inmunológico, que se encargan de eliminar virus. En un estudio en el que 146 mujeres y hombres tomaron una cápsula de ajo o una pastilla de placebo a diario durante la temporada de resfríos, el grupo del ajo contrajo 24 resfríos, mientras que el de placebo contrajo 65. Los investigadores del Garlic Centre de Inglaterra cuentan que quienes consumieron ajo y se enfermaron se recuperaron en sólo un día y medio, mientras que el grupo del placebo demoró un promedio de 5 días. (Otra investigación es menos positiva sobre el ajo). Si ama el ajo, consúmalo con libertad. Recuerde “pique y espere”: deje asentar el ajo picado durante 10 minutos antes de usarlo, para maximizar el nivel de su componente más activo.

 Use desinfectantes a base de alcohol

Estos geles y rociadores matan las bacterias y algunos virus, pero no recurra a ellos como recurso exclusivo. Los estudios demuestran que las marcas con 60% de alcohol etílico tienen menos poder contra los rinovirus, que causan los resfríos. Algunos investigadores informan que un desinfectante con 70% de etanol puede ser efectivo.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario