¿Sabía que la grasa que tenemos en el abdomen perjudica a todo nuestro organismo, incluso al cerebro? Aprenda a prevenir el problema antes de que sea tarde.

La grasa de sus vísceras no es como la de su trasero o muslos. Es un órgano activo que segrega sustancias químicas y hormonas que afectan su salud, incluso su capacidad de recordar dónde estacionó el auto o el nombre de su primo segundo. Aunque nadie lo acusaría de tener una “panza de cerveza”, podría tener demasiada cantidad de esta grasa. Aquí le contamos los estragos que causa.

1. Encoge su “centro de memoria”

Ese es su hipocampo, un grupo de neuronas en forma de herradura que cumple una función importante en la formación y recuperación de los recuerdos. Investigadores de la Universidad de California usaron imágenes de resonancia magnética del cerebro para mostrar que una cintura ancha y un hipocampo pequeño van de la mano. Los estudios incluso mostraron una directa correlación entre una cintura ancha y una capacidad reducida para memorizar palabras

Home_300x250_1

2. Crea “oxidación cerebral”

Sus células cerebrales se comunican una con otra mediante una vía de conexiones muy rápidas —piense en ellas como cables de información— llamadas “axones”. Escaneos cerebrales de personas con cinturas anchas muestran áreas de daño en estos cables. Los médicos las llaman “áreas de oxidación cerebral”, lo que suele verse en personas con demencia. Pero algunos piensan que esta “oxidación” puede hacer perder la memoria y el poder de pensamiento a personas que no tienen demencia.

3. Fomenta el síndrome metabólico

La grasa visceral es el factor de riesgo número uno del síndrome metabólico, un grupo de problemas de salud que incluye presión arterial, colesterol y triglicéridos (y a veces, azúcar en sangre) altos, además de niveles de colesterol “bueno” HDL algo bajos. El síndrome metabólico abona el terreno para la diabetes y la enfermedad cardíaca. Ahora se lo ha relacionado con el pensamiento empantanado. En un estudio holandés, la gente con síndrome metabólico alcanzó un puntaje un 10% más bajo en las pruebas de velocidad de procesamiento mental y cerca de un 6% más bajo en las pruebas de memoria que los que no lo padecían.

4. Eleva el azúcar en sangre

 La grasa visceral produce sustancias químicas que hacen que el cuerpo sea menos sensible a la insulina, hormona que permite que el azúcar en sangre entre en las células. Cuando ocurre eso, los niveles de insulina suben y se elevan los niveles de azúcar en sangre. Esta doble complicación es mala para el cerebro. Se sospecha que esta es una de las razones por las que las personas con diabetes del Tipo 2 tienen una puntuación menor en las pruebas de memoria que los que no tienen diabetes.

5. Aviva la inflamación

La inflamación es un concepto difícil de comprender, pero puede imaginarla como la respuesta del cuerpo a las heridas, incluso en el nivel microscópico. La grasa visceral aumenta la inflamación, lo cual parece afectar al cerebro. En un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association, la inflamación incrementó el riesgo de deterioro cognitivo en un 66%. En una prueba estándar del deterioro cognitivo, que observa habilidades como concentración, uso del lenguaje y memoria inmediata y aplazada, voluntarios con inflamación crónica de bajo nivel obtuvieron cinco puntos menos que los voluntarios que no sufrían inflamación crónica. Esa es una diferencia suficiente en la función cognitiva para que usted o su familia lo noten.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario