Si padece depresión, recurra a estos alimentos, que lo ayudarán a sentirse mejor y le levantarán el ánimo.

1. Prepare un bol de avena

A comienzos del siglo XX, una escuela de medicina conocida como los eclécticos trataba el “agotamiento nervioso” con avena. Y probablemente tenían razón. En primer lugar, la avena es una usina nutricional. Contiene más de la mitad de la ración diaria recomendada de ácidos grasos esenciales, ácido fólico y zinc, entre otros minerales esenciales. Además, la avena contiene gran cantidad de fibra, lo que ayuda a prevenir los picos de azúcar en sangre que afectan al estado de ánimo. Para que sea efectivo, coma un bol de avena integral en el desayuno tres veces por semana. Evite la avena instantánea u otras variedades que contienen azúcar o ingredientes artificiales.

2. Prefiera el cereal integral

Apenas ¾ de taza de un cereal de grano entero contiene aproximadamente 800 microgramos de folato, una vitamina del complejo B. Muchas personas que están deprimidas tienen una deficiencia de folato. Los estudios hallaron que los hombres que recibían 234 microgramos de folato cada 1.000 calorías que consumían tenían la mitad de probabilidades de llegar a deprimirse que los hombres que recibían 119 microgramos. Otras buenas fuentes de folato de su alacena son las lentejas (358 microgramos en 1 taza de lentejas cocidas) y los garbanzos (282 microgramos por taza). 

Home_300x250_1

3. Pruebe con un té para levantar el ánimo

Los herboristas llaman a la melisa “la hierba de la alegría” y dicen que levanta el espíritu. Si no tiene ya a mano té de melisa en saquitos, cómprelo. Prepare una taza usando un saquito por cada taza de agua hervida. Deje reposar, tapado, 10 minutos. Disfrute hasta 3 tazas por día, endulzado a gusto con miel.

4. Un remedio de vainilla

Ciertos aromas pueden levantar el ánimo porque influyen en la producción de endorfinas, las sustancias químicas del bienestar del cerebro. Entre esos aromas están la vainilla y la lavanda. En efecto, la vainilla ayuda a reducir la ansiedad, que suele asociarse con la depresión. Según un estudio llevado a cabo en el Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering, en los Estados Unidos los pacientes que debieron someterse a una resonancia magnética y que aspiraron la fragancia de vainilla refirieron un 63% menos de ansiedad que aquellos que respiraron el aire sin fragancia. Para usar esta estrategia aromática, agregue una o dos gotas de extracto de vainilla en la pava, antes de preparar el café, para llenar la cocina de ese agradable aroma. También puede encender algunas velas aromatizadas con vainilla distribuidas por la casa, o agregar aceite esencial de vainilla al agua del baño. En otro estudio, inhalar el aroma del aceite esencial de lavanda mejoró los síntomas de depresión y también disminuyó los síntomas del insomnio. El aceite de lavanda se puede aplicar sobre las muñecas y las sienes, o se puede difundir en el aire con un aparatito nada caro que se consigue en los comercios de dietética.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario