Salero Salero

La sal no solo sala: también limpia, pule y lo ayuda en infinidad de quehaceres cotidianos.

1. Elimine los residuos de un florero con sal

En cuanto su bello ramo de flores se marchita, el recuerdo que deja no es precisamente el mejor: depósitos minerales en el interior del florero. Frote con sal la marca circular que se forma dentro del florero, y después lávelo con agua jabonosa. Si no le cabe la mano, llene el jarrón con una fuerte solución de sal con agua, agítelo o frótelo suavemente con un cepillo para biberones y después lávelo. Esto debe eliminar los residuos.

2. Limpie las flores artificiales

Restitúyales vida rápidamente a sus flores artificiales —ya sean de seda o de nailon— colocándolas en una bolsa de papel con 1/4 de taza de sal. Agite suavemente, y sus flores quedarán tan limpias como cuando las compró.

3. Mantenga las flores en su sitio

La sal es un buen recurso para que las flores artificiales conserven su lugar en un arreglo. Llene un florero o jarrón con sal, añada un poco de agua fría y coloque cada flor en su lugar. La sal se solidificará y las flores mantendrán su sitio en el arreglo.

4. Conserve el buen aspecto del mimbre

Los muebles de mimbre suelen adquirir un tono amarillento con el tiempo, por la luz solar y los elementos. Para conservarlos con su apariencia natural, frótelos con un cepillo duro mojado en agua tibia con sal y déjelos secar al sol. Repita este proceso al año o cada dos años. 

Home_300x250_1

5. Prolongue la vida de las escobas

Su escoba de popotillo le durará más si la deja remojando en un balde con agua caliente y sal. Sáquela después de unos 20 minutos y déjela secar.

6. Haga su propio limpiametales

Cuando la exposición a la intemperie opaque los objetos de latón y cobre, no serán necesarios los productos de limpieza caros. Pula sus candelabros o quíteles las manchas verdes a las vasijas de cobre con una pasta elaborada con sal, harina y vinagre a partes iguales. Use un paño suave para frotar la pasta sobre el objeto, enjuague con agua jabonosa y sáquele brillo.

7. Quite el vino de la alfombra

¿Hay algo peor que una mancha de vino tinto en una alfombra blanca? Sobre la mancha aún fresca vierta un poco de vino blanco para diluir el color. Luego, limpie la mancha con una esponja y agua fría. Espolvoree el área con sal y espere unos 10 minutos. Pase la aspiradora

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario