Si le salieron ampollas por algún motivo, esto es lo que debe saber para tratarlas y dejar de sufrir.

Baño de té de manzanilla fortificado

Utilice 3 saquitos de té para ½ litro de agua hirviendo, y deje reposar, tapado, 10 minutos. Añada una cucharadita de bicarbonato de sodio para obtener un enjuague calmante y antiséptico. Si por su ubicación, la ampolla no puede sumergirse en el líquido, empape un algodón o una gasa y aplique.

Ayúdese con cinta adhesiva

Limpie los pies y aplique alcohol sobre la ampolla. Coloque una capa fina de gasa sobre la ampolla y cubra la zona con un trocito de cinta adhesiva de buena calidad (con el interior de tela). Asegúrese de aplicarla en forma pareja, sin formar arrugas. La cinta adhesiva también sirve para evitar ampollas; sólo asegúrese de que el pie esté totalmente extendido antes de ponerse la cinta. 

Home_300x250_1

Saque una hoja

Esa planta de aloe vera que tiene en el balcón le resultará útil. Arranque una hoja y frote suavemente con el gel cicatrizante de su interior sobre la ampolla.

Busque su costurerito

Si la ampolla es grande o está en un lugar inconveniente, donde se rompería de cualquier modo, lo mejor puede ser drenarla. Sin embargo, debe saber que una ampolla abierta es más propensa a la infección. Para pincharla, limpie una aguja de coser con alcohol (y también la ampolla); luego, perfore la ampolla en uno o dos puntos y presione suavemente para extraer el líquido. Aplique inmediatamente una pomada (ungüento) con antibiótico y una venda.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario