¿Tiene una huerta con hierbas y quiere saber cuál es el mejor momento para recogerlas? No se pierda estos trucos para aprovechar las hierbas al máximo.

Cuándo cosechar las hojas

El mejor momento para recolectar las hojas es en una mañana seca y soleada, antes de que empiece la floración. Elija una hora en la que se haya evaporado el rocío, pero antes de que el sol caliente mucho y empiece a hacer que se evaporen los aceites esenciales de la planta.

Use tijeras de podar para cortar ramitos o tallos de hojas jóvenes y saludables, o arranque suavemente hoja por hoja con la mano. Quite la tierra cepillando las hojas con cuidado, pero no las lave con agua. Deseche las hojas enfermas o dañadas.

Si recogió hojas en ramitos, quite las hojas inferiores de cada tallo, átelos en manojos y cuélguelos hacia abajo. Extienda individualmente las hojas para que se sequen; una rejilla de horno cubierta con papel absorbente es ideal.

Mantenga las hojas en un lugar tibio, con aire, lejos del sol, y revíselas cada dos días hasta que se hayan secado del todo. Las hojas secas deben poder romperse fácilmente con los dedos. Guárdelas en un frasco hermético.

Cuándo cosechar las flores

Recoja las flores poco después de que hayan abierto los capullos y antes de que empiecen a caer los pétalos. Las flores que nacen en grupos —como las de saúco, de angélica y de ulmaria— y las de pedúnculo largo, como la lavanda y las rosas, se pueden cortar por el tallo, pero es mejor recoger las cabezuelas individuales de otras flores, como la caléndula.

Para secar flores, siga las mismas instrucciones que para las hojas y cuelgue ramos o extienda las cabezuelas individuales en un lugar donde circule suficiente aire tibio durante un período de varias semanas. Las flores contienen niveles altos de humedad, así que para evitar que se forme moho, asegúrese de que los pétalos no se solapen en la bandeja.

Cuando las flores estén bien secas, deben estar tiesas al tacto, no flácidas. Guarde las cabezuelas secas en un tarro oscuro, o haga un popurrí. Y cuando quite las flores de los tallos secos, también guárdelas en frascos oscuros antes de que se deterioren.

Home_300x250_1

Cuándo recolectar las semillas

Al recolectar semillas, el tiempo es vital. Coséchelas a final del verano, en el corto período entre la maduración de la vaina de semillas y el punto en el que se abren y dispersan las semillas en el aire.

Vigile bien la planta y, cuando crea que la vaina de semillas está comenzando a madurar (el color empieza a cambiar de verde a marrón), córtela, tomando gran parte del tallo al mismo tiempo.

Reúna los tallos en un ramo, coloque los extremos con las vainas de semillas dentro de una bolsa de papel, y use una cuerda para atar la abertura de la bolsa alrededor de los tallos. Cuelgue la bolsa con la hierba en un lugar tibio, con circulación de aire. Al madurar las vainas de semillas en un lapso de 1 o 2 semanas, las semillas caerán solas en la bolsa.

Cuando sequen los tallos, raspe cualquier semilla que haya quedado en las vainas dentro de la bolsa de papel. Si piensa usar las semillas para plantarlas, puede dejarlas en la misma bolsa, siempre y cuando la cierre con cinta y la marque claramente con el nombre de la planta y la fecha en que la cosechó. Si va a usar las semillas para propósitos culinarios o medicinales, tendrán un sabor mucho más fuerte si las guarda en un frasco de vidrio, pero asegúrese de marcar cada una. Evite guardar semillas en bolsas de plástico, pues dejan que se acumule la humedad y pueden desarrollar moho.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario