¿Tiene una huerta con hierbas y quiere saber cuál es el mejor momento para recogerlas? No se pierda estos trucos para aprovechar las hierbas al máximo.

Use la parte correcta

Las características químicas de las distintas partes de cada planta varían, y por ende tienen diferentes efectos en el organismo. Por ejemplo, tal como las hojas y semillas de cilantro aportan diferentes características a una receta, así también las hojas y raíces de diente de león tienen distintos efectos medicinales.

Antes de cosechar una planta por razones culinarias o medicinales, revise bien qué parte de la planta necesita. Cometer un error puede traer graves consecuencias; por ejemplo, la corteza de un arbusto llamado sauquillo o viburno (Viburnum opulus) es una medicina muy útil, pero sus bayas son tóxicas y no se deben comer.

Cosecha y secado de hierbas

Las hierbas recién cortadas añaden un toque de sabor a los platos y aumentan la frescura de los tés herbales. Pero, la mayoría de las veces, querrá secar su cosecha de hierbas para tenerlas a mano cuando las necesite, sin importar la estación.

Al guardarlas en frascos de vidrio etiquetados, en un lugar fresco y oscuro, la mayoría de las hierbas duran hasta un año.

Home_300x250_1

Identificación al cosechar las hierbas

Por el lado de la seguridad, no hay nada más importante que asegurarse de cosechar una hierba sólo si está convencido de saber de cuál se trata. Esto es muy sencillo en su propio jardín, pero puede volverse delicado si usted recoge plantas que no sembró personalmente.

Una vez secas las plantas, se vuelve incluso más difícil identificarlas, así que coseche y seque una hierba a la vez, para evitar que se mezclen distintos grupos de plantas; siempre márquelas o etiquételas inmediatamente, para poder distinguirlas.

Equipo para cosechar hierbas

La mayor parte del equipo que necesita para cosechar hierbas consiste en artículos cotidianos del hogar.

1. Tijeras afiladas, de podar, o cuchillo de jardín Ayude a prevenir daños en la planta usando siempre una hoja afilada.

2. Guantes. Protéjase las manos de espinas, cerdas y reacciones alérgicas usando unos guantes para jardinería de buena calidad.

3. Canasta. Si es posible, junte las hierbas en una bandeja o canasta plana y poco profunda, para extender las muestras en vez de apilarlas. Evite usar bolsas que limiten la circulación de aire o mezclen diversas hierbas.

4. Horquilla. Úsela para sacar las raíces, en vez de una pala; es menos probable que dañe la planta.

5. Cuerda. Ate los ramos de hierbas con cuerda.

6. Etiquetas. Mientras más pronto catalogue las hierbas cortadas o secas, menos probable será que olvide de cuáles se tratan.

7. Bolsas de papel. Úselas para recoger semillas, y recuerde catalogar su contenido.

8. Rejilla o bandeja. Las hierbas se secan mejor cuando hay buena circulación de aire; una rejilla para horno o pastel es perfecta. También puede extender una malla metálica sobre un bastidor.

8. Frascos. El vidrio es hermético y a prueba de humedad, perfecto para guardar hierbas secas. Si nota condensación en el frasco, quizá las hierbas no estén bien secas; sáquelas y déjelas secar antes de guardarlas otra vez.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario