Tortas, tarteletas, rellenos, coberturas y masas dulces caseras: ¡pueden prepararse en escaso tiempo y con pocos ingredientes; con premezclas e ingredientes de la alacena! 

Los ingredientes

Grasas como la manteca, la margarina o el aceite (generalmente mezcla, también girasol y oliva) y los huevos posibilitan la elaboración de masas finas y esponjosas, y aseguran un exquisito sabor. Además, las masas ricas en grasas se conservan frescas por más tiempo.

El azúcar se elabora de caña de azúcar. Se recomienda la utilización de azúcar refinada, es decir azúcar blanca fina. El azúcar no solo endulza, sino que durante la cocción o el calentamiento cambia su sabor y contribuye así al aroma de una torta. Si bien la capacidad edulcorante del azúcar negra y blanca es idéntica, la primera otorga un ligero sabor a caramelo. El azúcar negra gruesa espolvoreada sobre las masas, forma una vistosa costra acaramelada.

Repostería rápida

Una pizca de sal realza las notas dulces de tortas y masas. Es por eso que se agrega también en las masas dulces. La harina de trigo es la más utilizada en repostería. Su contenido de gluten y almidón es responsable de que la masa ligue y que mediante la cocción se forme una costra esponjosa y sólida. En las recetas dulces, se utiliza preferentemente harina 0000.

Las especias también aportan sus notas características a las tortas y masas. Entre las preferidas se cuentan: canela, clavo de olor en polvo, cardamomo, jengibre en polvo y mezclas de especias dulces para repostería como, por ejemplo, las utilizadas para galletitas de miel.

Las nueces y las semillas se suelen utilizar molidas, picadas, en láminas o enteras (semillas pequeñas). Nueces y almendras se consiguen listas para usar: molidas, picadas y en láminas. Las frutas deshidratadas aportan dulzura natural, sabor adicional y una textura agradable a las masas. Generalmente se ponen en remojo antes de utilizarse.

En repostería, los chocolates favoritos son el amargo (contenido de cacao de un 60 a un 100 por ciento), el semiamargo (contenido de cacao del 50 por ciento), chocolate con leche (contenido de cacao del 25 al 30 por ciento); el chocolate blanco está compuesto por manteca de cacao (no cacao). En el chocolate cobertura, el porcentaje de manteca de cacao es mayor que en el de chocolate, por lo cual se derrite mejor y conserva el brillo una vez enfriado. Por esta razón se utiliza habitualmente como cobertura.

Home_300x250_1

Planificación previa

Quien quiere sorprender a sus invitados con repostería casera o simplemente tiene ganas de preparar rápidamente algo dulce, debería tener siempre en su alacena algunos ingredientes básicos de vencimiento a largo plazo. Esto evita recurrir a premezclas y posibilita la elección personal de los ingredientes.

En la alacena: harina, polvo para hornear, levadura seca, azúcar, azúcar aromatizada con vainilla; almendras y avellanas molidas, chocolate; frutas deshidratadas, polvo para preparar postres, frutos en conserva (ananá, duraznos, peras, mix de frutas); mermeladas. Además: papel manteca.

En la heladera: manteca, huevos, crema de leche, queso crema entero o light; levadura fresca, masa de hojaldre, filo o strudel listas para usar. Las nueces molidas se conservan mejor en heladera que en la alacena.

En el freezer: masa de hojaldre u otras (eventualmente caseras); frutos rojos congelados, cerezas u otras frutas congeladas; crema helada (como guarnición de algunas tortas).

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario