Aunque la diabetes sea una enfermedad sin cura, tomar ciertas medidas ayuda a mantenerla a raya.

Nosotros decimos que sí. Es verdad que actualmente la enfermedad no tiene cura, pero usted puede revertir los problemas centralesresistencia a la insulina y falta de secreción de insulina— al cambiar lo que come y la frecuencia con la que hace ejercicio. A largo plazo, si toma en serio los cambios en su vida, podría incluso reducir la necesidad de tomar medicamentos o insulina.

Sus esfuerzos para combatir la diabetes tendrán un efecto profundo. Por ejemplo, los investigadores dicen que por cada descenso de un punto en la prueba AC1 (una medición de la glucosa sanguínea en el transcurso de los tres últimos meses), usted reduce la probabilidad de daño visual, renal y nervioso en un 40 por ciento. Controlar la presión sanguínea en caso de diabetes puede reducir hasta 50 por ciento el riesgo de padecimientos cardiacos, y 33 por ciento el riesgo de daño ocular. Se sabe que los programas para el cuidado de los pies de los diabéticos reducen entre 45 y 85 por ciento el índice de amputación. Con resultados como estos en su poder, no existe razón para quedarse sentado sin hacer nada. 

Home_300x250_1

Adopte hábitos para controlar la diabetes

Un diagnóstico de diabetes suele traer un aluvión de regímenes médicos, listas de estudios, planes alimentarios y mucho más. Si usted no tenía la presión arterial alta, ¡seguro ahora la tiene! Los niveles de frustración son tan altos en los pacientes, que no es de extrañar que el “desgaste de diabetes” sea una preocupación importante entre los médicos. Algunas personas se sienten tan abrumadas que se dan por vencidos y regresan a sus viejos hábitos.

Sin embargo, hay muchas medidas importantes que pueden tomarse para luchar contra la diabetes. Por ejemplo, muchos estudios muestran que reducir sólo entre 5 y 7 por ciento del peso corporal —eso es unos 5 kilos, si usted pesa 80— puede disminuir la resistencia a la insulina, aumentar la secreción de insulina, bajar los niveles de glucosa en la sangre, y, esencialmente, poner en reversa la enfermedad. Por supuesto, también es absolutamente vital tomar los medicamentos que le indique el médico, a tiempo y sin fallar.

Observe la glucosa en sangre

Hay un viejo dicho entre las personas que estudian administración: “Lo que se mide, se hace”. En otras palabras, es mucho más probable que logre las metas si recibe una retroalimentación constante que documente el resultado de sus esfuerzos. Al controlar la diabetes, esto significa revisar los niveles de glucosa en una gota de sangre, probablemente varias veces al día, dependiendo de su situación. Los resultados muestran cómo reacciona su organismo a los alimentos que come, los medicamentos que toma, el ejercicio que hace y hasta el estrés que tiene. Los fabricantes se están esmerando en hacer las pruebas tan prácticas e indoloras como sea posible, así que esté pendiente de las innovaciones tecnológicas

Mantenga las calorías bajo control

Escuchará mucho sobre el azúcar y los carbohidratos en relación a la diabetes, pero la meta es reducir el consumo calórico a un nivel que les permita bajar de peso poco a poco. La mejor manera de hacer esto y obtener la nutrición que necesita su cuerpo es incorporar más frutas, vegetales y cereales integrales, y reducir la carne roja, el helado, las galletas y la comida poco saludable. Por supuesto, vigilar el tamaño de las porciones también es vital. El exceso de grasa corporal es el factor más relevante en el desarrollo de la diabetes tipo 2, y bajar de peso es prioridad para controlar la enfermedad.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario