A causa de un golpe, o sin siquiera saber por qué, a veces nos salen moretones. ¿Cómo hacemos para evitarlos y disimularlos?

Uno se golpea con algo (o algo se golpea con uno) y pronto aparece una fea mancha violácea que marca justo ese lugar. Si se apura en acudir a su alacena para buscar la ayuda adecuada, puede estar a tiempo de evitar ese muestrario de colores, o por lo menos acortar el tiempo que le lleva al amoratamiento desaparecer. La clave para el control de estos moretones es actuar rápidamente.

Prevención de moretones desde la cocina

Los remedios caseros de la cocina realmente son efectivos para los moretones. Pero siga siempre este enfoque: aplique inmediatamente sobre el golpe una compresa fría y húmeda hecha con toallas de papel, servilletas, pañuelos o incluso papel tisú. O envuelva hielo en una toalla y aplique firmemente sobre el moretón (un paquete de verduras congeladas es más rápido de usar). Esto ayuda a detener el sangrado por debajo de la piel y puede disminuir la hinchazón

Home_300x250_1

Remedios caseros para los moretones

Incorpore árnica a su alacena.

Arnica montana es una flor alpina con una larga historia de curar contusiones y otras heridas. Probablemente no tenga una reserva de esta planta (o tal vez, ni siquiera la conozca), pero debería hacerlo, especialmente si en su familia son activos e inquietos. Es inocua, barata y cuando actúa, funciona realmente bien. Compre el árnica en la forma de comprimidos homeopáticos en farmacias y dietéticas. Viene en frasquitos que contienen unas píldoras diminutas impregnadas de pequeñas dosis de esta hierba. En 2006, cirujanos plásticos de Connecticut estudiaron sus efectos sobre 29 personas que acababan de pasar por un lifting facial. Las que tomaron árnica tenían menos hematomas que aquellas que no lo hicieron. La clave del éxito: tómela inmediatamente después de sufrir el golpe; mientras más espere, menos efectiva será. Otros confían en el árnica en crema. Esparcir rápidamente sobre el golpe, si no hay corte o raspón en la zona.

Cure el golpe con dulzura.

Esto sólo resulta si tiene la azucarera a mano cuando se da un golpe. Con los dedos húmedos, introdúzcalos en el azúcar y haga un masaje firme y rápido sobre toda la zona amoratada con los dedos azucarados. Esto ayuda a sellar los capilares que sangran por debajo de la piel y podría evitar que se forme un hematoma.

Pruebe con vinagre.

No existen estudios para explicar cómo es que este líquido ayuda a curar los moretones. Mezcle partes iguales de vinagre de manzana y agua tibia; impregne un paño en esa solución y presione sobre la zona golpeada. Es posible que la compresa haga aumentar el flujo de sangre cerca de la superficie de la piel; eso podría ayudar a que se disipe la sangre que se acumularía en la zona. El agua de hamamelis logra la misma acción.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario