Aprenda a mantener la limpieza y el buen estado de determinados sectores de la cocina con estos consejos infalibles. 

Cómo limpiar la bacha de la cocina

Si desea eliminar manchas sobre superficies de loza, llene la bacha con agua tibia, incorpore blanqueador clorado (lavandina) y deje actuar por aproximadamente una hora. Si persisten, cubra con papel absorbente empapado en este producto y deje reposar por 8 o 10 horas.

No aplique blanqueador sobre superficies viejas, porosas o agrietadas ya que podría corroer la base de hierro y oxidarse.

Procure evitar el uso de productos abrasivos sobre acero inoxidable. En su lugar, simplemente lave con agua caliente y detergente, y seque (para quitar marcas).

Para devolver el brillo, pula con limpiador para vidrios o levadura química en pasta. Si la bacha estuviese rayada o agujereada, friccione delicadamente con viruta extra fina y repase con un paño suave.

Home_300x250_1

Cómo limpiar los extractores de cocina

A pesar de la gran cantidad de suciedad y grasa, limpiar un extractor no resulta tan complejo. Para proteger su cocina, higienice el equipo aproximadamente cada seis meses conforme con las instrucciones. Si no cuenta con ellas, siga los pasos descriptos a continuación.

Corte la energía desde la caja de fusibles. Si la parrilla es desmontable, retírela y remójela con detergente. De no ser así, frótela con una esponja empapada en la solución.

 Cómo limpiar el horno

Una vez al año, verifique que no existan fugas en su horno y contacte a un profesional para realizar una limpieza a fondo. Higienizarlo y mantenerlo periódicamente garantizará su funcionamiento. Pero antes de realizar cualquiera de estas tareas, procure interrumpir el suministro eléctrico.

Cómo limpiar los hornos eléctricos

Los modelos modernos cuentan con un sistema auto-limpiante por el que las manchas de disuelven a altas temperaturas. Para asear el interior de estas unidades, desenchufe y deje enfriar. Quite los estantes y bandejas (incluyendo la destinada a restos de comida) y lave con agua tibia y detergente. Frote el interior con limpiador no abrasivo.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario