Redescubra la potencialidad del sentido del tacto con las experiencias que le proponemos a continuación y estimule los sentidos.

El tacto se diferencia de la vista y del oído porque permite un contacto directo con los otros. Es el primer sentido que se desarrolla y, sin duda, el más importante, ya que no podríamos vivir totalmente privados de estímulos táctiles. Nuestros intercambios sociales pasan por la mirada y la palabra, pero también por el tacto, que expresa de maravillas el afecto y la ternura.

1. Masajee y hágase un masaje

La mano es una de las zonas del cuerpo en la que los receptores sensoriales son más numerosos. Cuando damos un masaje a alguien, sentimos ínfimas variaciones en el cuerpo que tocamos: tensiones musculares, cambios de temperatura... Por el contrario, cuando recibimos un masaje, diferenciamos los contornos de nuestro propio cuerpo que se revelan gracias al contacto con las manos.

2. Intente hacerse cosquillas

La risa que provocan las cosquillas es un reflejo que se desencadena por el efecto sorpresa. Dos experiencias, hechas una en la Universidad de California y la otra en el Instituto de Neurología de Londres, demostraron que somos capaces de resistir a las cosquillas gracias a que se activa una zona del cerebro ubicada en el cerebelo. Cuando intentamos hacernos cosquillas a nosotros mismos, esta zona se activa automáticamente, por lo tanto, no reaccionamos a nuestros propios estímulos. Este mecanismo de inhibición nos permitiría ignorar algunas sensaciones para dejarnos más receptivos a otras, que, al no poder anticiparse, necesitan una reacción de adaptación.

Home_300x250_1

3. Toque con las manos y los labios

En toda su superficie, nuestra piel encierra receptores y terminaciones nerviosas que nos permiten sentir el calor y el frío, lo suave y lo rugoso, la humedad y lo seco... Estos receptores no están repartidos de forma homogénea. La cara y las manos son los que más poseen. Si dibujáramos una silueta humana en función de estos criterios, obtendríamos una figura que tendría manos inmensas, un gran rostro con una boca desproporcionada, miembros y pies pequeños y una espalda más reducida que el torso. Esta densidad particular de sensores pone de manifiesto nuestra diferencia de sensaciones según que toquemos con las manos, los pies o los labios.

4. Camine con los pies descalzos

Experimentará en forma diferente un piso liso y cálido, un suelo de mármol frío o una alfombra de hilos suaves. También puede probar en el exterior: sobre la hierba, en la arena, la tierra... Cada una de estas superficies estimulará, a su manera, los receptores táctiles que cubren la planta de sus pies.

5. Toque con los ojos cerrados

Cuando nos disponemos a apoyar las manos en una superficie, el hecho de verla antes de tocarla nos permite prever lo que vamos a sentir. Para desarrollar los sensores táctiles, basta con tocar... ¡con los ojos cerrados! Coloque en una caja grande materiales distintos: una tela húmeda, una taza que había sido enfriada de antemano durante unos diez minutos, un trozo de seda, una hoja de papel de lija, una piedra calentada al sol, una hoja seca, un cartón ondulado, una bola de lana... Cubra la caja con una servilleta, deslice las manos bajo la tela y pasee sus dedos al azar. El efecto sorpresa y tantear a ciegas le permitirán percibir con mayor agudeza y apreciará mejor la riqueza de las sensaciones táctiles.

6. Pruebe sus sensaciones térmicas

La sensación de frío o de calor es relativa: sentimos menos la temperatura que sus variaciones. Una sencilla experiencia puede aclararlo. Sumerja una mano en agua fría, la otra en agua caliente, luego las dos en agua tibia. Ésta última le parecerá caliente o fría según qué mano sea. Esta sensibilidad térmica resulta tanto más importante cuanto más rápida es la variación de temperatura y la superficie de la piel expuesta es mayor (por ejemplo, todo el cuerpo en una piscina). En el caso de temperaturas medias, enseguida se produce una adaptación que logra que no sintamos más el frío de la piscina o el calor el baño.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario