Plato estrella de todas las casas, los fideos pueden presentarse en variedad de formas y sabores. ¿Conoce cada una de ellas?

Los fideos pueden presentar formas ilimitadas, que son diferentes de una región a otra. A continuación, algunos ejemplos.

Fideos largos

 Dentro de esta categoría se encuentran las pastas más famosas: los spaghetti. Sus variantes delgadas se llaman spaghettini y vermicelli, mientras que los bucatini o forati representan una modalidad gruesa y hueca. Estos últimos se parecen a otros fideos más conocidos, con forma de tubo alargado: los macarrones. Los tallarines se diferencian sobre todo por el ancho. Los finos y planos se denominan linguini y trenette; los intermedios son los tagliatelle y fettuccini; y los más anchos, los pappardelle. Otra especialidad son las cintas con bordes ondulados, conocidas como reginette o lasagnette.

Fideos cortos

Los penne son fideos cortos cilíndricos con extremos cortados en diagonal. Los rigatoni se les parecen, aunque tienen una superficie estriada que ofrece una excelente adherencia a las salsas. Una variedad muy apreciada son los fusilli, que presentan forma de espiral. A su vez, muy prácticos resultan los macarrones cortos, conocidos como maccheroncini.

Existen otras opciones cortas que aportan mayor variedad a la hora de cocinar pastas: fideos con forma de moñito, de caracol (conchiglie), de rueda (ruote), de orejita (orechiette) o de ñoqui. Estos últimos se asemejan por su aspecto a los fideos con forma de caracol y no deben confundirse con los verdaderos ñoquis, que se elaboran a base de papa o de sémola y se venden tradicionalmente como pastas frescas

Home_300x250_1

Fideos finos

Son delicados y casi siempre muy chiquitos, con un tiempo de cocción generalmente corto. Estos fideos se utilizan sobre todo para las sopas. Pueden ser simples (por ejemplo, cabellos de ángel) o presentar las más diversas formas (letras, estrellitas, dedalitos, etc). Algunas marcas también ofrecen variedades cortas en formato “mini”.

EXTRA: Superrápidos platos de pasta con 3 ingredientes

Todo lo bueno viene de a tres. A continuación, algunas sugerencias para que los platos de pastas estén listos en un abrir y cerrar de ojos. Una vez que las pastas están cocidas, se mezclan… tallarines con manteca y queso rallado; spaghetti con tomates cherry y aceite de oliva; spaghettini con anchoas y tomates secos (en aceite); spaghetti con pesto de albahaca y queso rallado; tagliatelle con manteca de hierbas y caldo de carne; spaetzle con queso de cabra de pasta dura rallado y manteca; maccheroncini con arvejas y jamón cocido; linguini con cebolla de verdeo y aceite aderezado con ají; fusilli con queso de oveja y aceitunas; rigatoni con albahaca y mozzarella de búfala; spaghetti con limón (jugo y cáscara) y mascarpone o crema agria.

 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario