Conozca las claves para conservar, pelar y consumir frutas secas y semillas, componentes esenciales de una alimentación saludable.

CÓMO CONSERVAR FRUTAS SECAS

Para conservar las frutas secas y evitar que se pongan rancias, especialmente en verano: colóquelas en un recipiente hermético plástico o de vidrio y manténgalas en la heladera (si las consume frecuentemente); en caso de utilizarlas de vez en cuando, guárdelas crudas en el freezer y tuéstelas ligeramente antes de utilizar. Para ello, colocar las frutas secas en una fuente, llevar a horno bajo (100 a 120 ⁰C), retirar en cuanto desprendan su característico aroma.

Home_300x250_1

CÓMO PELAR FRUTAS SECAS

Para repelar frutas secas: colocarlas en agua hirviendo durante un minuto y luego pasarlas a un bol con agua helada. Escurrirlas y quitarles la piel frotándolas con un lienzo de cocina. Excepcionalmente, las avellanas se tuestan ligeramente en horno bajo hasta que se desprenda la piel; luego, retirar del horno y frotar con un lienzo de cocina.

UN SNACK SALUDABLE: LAS SEMILLAS DE ZAPALLO

Habitualmente, después de abrir un zapallo retiramos la pulpa y las semillas para desechar. Error: ¡no tire las semillas! Mientras asa la calabaza o el zapallo en el horno, ponga las semillas en la esquina de la asadera unos minutos –el objetivo es tostarlas, no tienen que cocinarse de más, cuando se queman se ponen amargas–, quedarán muy crujientes. Muerda la cáscara para la comer únicamente la pepita (tal como con las semillas de girasol). Con una pizca de sal, son un snack muy saludable.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario