A veces, el resultado final de un plato no se debe solo a los ingredientes usados, también es importante contar con los utensilios necesarios.

Para gratinados y horneados exitosos, las fuentes para horno son indispensables; además, otros utensilios pequeños ayudan durante la preparación y el emplatado.

Variedad de recipientes

Los materiales adecuados para las fuentes son: porcelana, vidrio o metal. Todas las fuentes deben tener asas prácticas. Redonda, ovalada o rectangular es una cuestión de gusto, aunque a veces lo indica la receta. Por ejemplo, para una lasaña se sugiere fuente rectangular.

• Las fuentes playas o moldes para gratín ofrecen una gran superficie para gratinar y el calor del horno penetra rápidamente en el alimento a cocinar.

• Los moldes altos para soufflé tienen más volumen y los ingredientes pueden colocarse en capas. Sin embargo, la cocción lleva más tiempo y la superficie para gratinar es más pequeña.

• La placa para horno profunda también sirve como fuente plana. Ofrece una gran superficie para gratinar y es un accesorio estándar de todos los hornos.

• En moldes pequeños los ingredientes se calientan rápidamente, por eso son perfectos para gratinados rápidos y soufflés. Cada porción se gratina y sirve en su propio molde. Hay moldes individuales aptos para horno altos y bajos.

Platos y tazas para sopa aptos para horno son una buena alternativa a los moldes pequeños.

• En sartenes aptas para horno (con o sin mango) de acero inoxidable o con esmalte adecuado puede tanto cocinar sobre la hornalla como gratinar en el horno. Eso ahorra vajilla y además descarta el engrasado del recipiente. 

Home_300x250_1

Utensilios útiles: a mano para todas las ocasiones

• Para los quesos, es necesario un rallador específico. Al comprarlo, tomarlo con la mano y ensayar los movimientos para evaluar su comodidad.

• Para escurrir hortalizas cocidas, tener a mano los diferentes coladores.

• Para engrasar la fuente o el recipiente, es recomendable un pincel. Los de silicona son prácticos ya que son fáciles de limpiar.

• Pequeños boles o boles para batir son útiles para elaborar las salsas.

• Las agarraderas son indispensables para los gratinados y horneados crocantes. Con ellas se retira el recipiente del horno sin quemarse los dedos.

• Para recipientes calientes que llegan directamente del horno, poner siempre posa fuentes adecuados para proteger la mesa o las superficies de trabajo delicadas.

• Con pala para canelones y cucharas para servir, los gratinados y horneados crocantes se retiran fácilmente del recipiente de cocción.

• Y por último, pero no menos importante: una esponja que no raye es muy útil para limpiar los recipientes, fuentes y moldes. Primero, remojarlos con agua y detergente, las costras más duras se aflojarán. 

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario