Comer polenta no tiene por qué ser siempre igual: sumando algunos ingredientes, se puede llevar esta preparación a otro nivel.

Harina de maíz con tomates y queso de oveja

Preparación: 30 minutos

4 porciones

Ingredientes:

600ml de caldo de verduras

 400ml de leche

250g de harina de maíz de cocción rápida

4 cdas. de aceite de oliva, más extra para el recipiente

600g de tomates

Sal

Pimienta de molinillo

Nuez moscada fresca

25g de queso parmesano rallado

300g de queso de oveja

Sal con hierbas aromáticas

2 cdtas. de orégano seco

Preparación:

1. En una olla, hervir el caldo de verduras y la leche. Esparcir la harina de maíz en forma de lluvia y cocinarla según las indicaciones del paquete. Precalentar el horno a 200 °C. Engrasar un recipiente apto para horno (aproximadamente 20 x 40cm).

2. Lavar los tomates, desechar los cabos y cortarlos en rodajas de grosor medio.

3. Condimentar la harina de maíz con sal, pimienta y nuez moscada. Entremezclar dos cucharadas de aceite de oliva y el queso rallado. Verter la harina de maíz en el recipiente y nivelarla con ayuda de una espátula. Cortar el queso de oveja en rebanadas.

4. Cubrir la harina de maíz con las rodajas de tomate, superponiéndolas ligeramente. Condimentar con sal con hierbas aromáticas y pimienta. Distribuir las rebanadas de queso de oveja, aromatizar con orégano y rociar con dos cucharadas de aceite de oliva. Gratinar en horno precalentado (rejilla del medio) por aproximadamente 20 minutos.

Guarnición

Combina bien con una ensalada de hojas verdes con un dressing de yogur natural, jugo de limón y aceite de oliva aromatizado con aritos de ciboulette. Quien guste, puede sumar semillas de girasol tostadas o de zapallo.

Por porción: 600 calorías; 25g de proteínas; 55g de hidratos de carbono; 31g de grasas; 4,5g de fibra

Home_300x250_1

Canapés gratinados de harina de maíz con queso fontina

Elaborar la harina de maíz (paso 1). Enjuagar un recipiente apto para horno (aproximadamente 20 x 40cm) con agua fría y esparcir la harina de maíz cocida. Dejarla enfriar y tomar consistencia. Luego, cortarla en círculos con cortante de cinco centímetros de diámetro. Engrasar una placa para horno y disponer los círculos de polenta. Cortar 500g de tomates en rodajas. Colocar dos rodajas sobre cada canapé de polenta, luego distribuir 250g de queso fontina en láminas. Rociar con tres cucharadas de aceite de oliva y aromatizar con dos cucharaditas de orégano seco. Gratinar en horno precalentado a 200 °C (rejilla del medio) por aproximadamente 15 minutos

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario