Las posibilidades son infinitas: las entradas o aperitivos son tan versátiles que ofrecen innumerables combinaciones para toda ocasión.

Ya sea como preludio a un menú principal, bocaditos en una fiesta o como snacks para llevar: las entradas y los aperitivos pueden ser calientes o fríos, y sus posibilidades son infinitas.

Variedad sin límites

Como primer plato de un menú, una entrada tiene que estimular el apetito y saciar el hambre urgente. Pero los antipasti italianos, las tapas españolas, el mezze turco o los hors-d‘œuvres franceses también se sirven como tentempiés, comidas ligeras, cenas livianas o parte de un buffet .

Elegir el aperitivo apropiado

Un menú debe coordinarse para no repetir ingredientes en los diferentes platos. Si se sirven pescados o mariscos como entrada, el plato principal debe contener carne, pollo o verduras. Los bocaditos o finger food que se comen sin cubiertos, directamente con la mano son ideales como aperitivo o en un buffet. Para un buffet, pueden ofrecerse, por ejemplo, entradas mediterráneas como antipasti (aperitivos italianos) o tapas (aperitivos españoles) o bien especialidades asiáticas, orientales o escandinavas. Es importante que el buffet tenga un balance entre bocaditos más pequeños y livianos y otros más grandes y abundantes. Para llevar como bocadito de viaje, un tentempié, un snack o pícnic son perfectos los sándwiches o saladitos

Home_300x250_1

Preparar un buffet

Generalmente, las entradas y los aperitivos son delicados. Por lo tanto, es recomendable mantenerlos frescos hasta que lleguen los invitados. Es mejor cubrirlos con papel manteca: es opaco y protege contra la decoloración. En un buffet o bandejeo de bocaditos, no es aconsejable servir todo al mismo tiempo. Conviene reservar siempre algunos aperitivos en la heladera para completar platos libres o fuentes vacías porque a temperatura ambiente estas exquisiteces pierden su aspecto rápidamente. A la vez, prepare muchos platos, tenedores y servilletas (de tela o papel), bebidas frías como champagne, vino y agua mineral. En un buffet, tampoco puede faltar pan fresco (por ejemplo, baguette o ciabatta).

Decoración sencilla

Un aperitivo debe ser atractivo. En lugar de adornos exagerados, elegir decoraciones simples y sencillas: por ejemplo, ramitas u hojas de hierbas frescas, rodajas de tomate o lima. También, las flores comestibles son sorprendentes (taco de reina, caléndula, etc).

Calcular las porciones

Ya sea una mesa chica, una gran reunión familiar o una fiesta, la pregunta siempre es cuántas porciones calcular. Las indicaciones exactas son difíciles, aunque hay algunas reglas básicas que ayudan a estimar las porciones necesarias.

• Como entrada, calcular por persona aproximadamente 100g de ensalada, 50 a 75g de pescado, mariscos o carne, 150g de hortalizas y 50g de queso. Si la entrada se sirve como plato principal, duplicar las cantidades; para un buffet, elaborar la mitad. Cuatro porciones de entrada equivalen a ocho porciones de buffet.

• Para un número moderado de invitados (cuatro a ocho personas), servir una o dos entradas antes de la cena.

• En una recepción, prever alrededor de seis bocaditos por persona, elaborados a partir de dos o tres platos.

• Para un buffet de varios platos, estimar un total de diez o 12 porciones de buffet por invitado, de las cuales tres o cuatro porciones deben ser entradas o bien aperitivos.

• Para una fiesta con finger food, considerar al menos cinco finger food para comer con la mano y calcular 15 bocaditos por persona.

Elegí tu puntuación
Dejá tu comentario